Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un quinto contenedor convertirá en compost toda la basura orgánica

El Consorcio de Residuos anuncia sus planes, que se aplicarán a partir de la próxima legislatura, tras cuatro años de estudios - La concienciación ciudadana, clave para aplicar el nuevo modelo

Un quinto contenedor convertirá en compost toda la basura orgánica

La gestión de la basura en las comarcas de la Safor, la Vall d'Albaida, la Costera, la Canal de Navarrés y el Valle de Ayora va a experimentar, a partir de unos meses, un proceso de transformación que necesitará la implicación de todos vecinos de esa zona.

Después de cuatro años de estudios y debates, el Consorcio de Residuos (COR), órgano gestor de la basura en esas comarcas, ha anunciado los planes que empezarán a aplicarse previsiblemente después de las elecciones municipales, porque los ayuntamientos, que ahora empiezan a ralentizar su gestión para centrarse en la llamada a las urnas, van a ser clave en la introducción del nuevo modelo.

Responsables del COR estuvieron ayer en Gandia y explicaron, como medida más llamativa, la incorporación de un quinto contenedor en las calles para recoger exclusivamente la materia orgánica. Se hará mediante unos cubos que se distribuirán junto a bolsas biodegradables, porque es fundamental que todo lo que allí se meta pueda convertirse, mezclado con restos de poda, en un «compost de calidad» que se reutilizaría en la agricultura.

Nada que ver con aquel compost de las antiguas plantas de basura que iba mezclado con pequeños elementos de vidrio, metales o plásticos y que nunca resultó viable para esparcirse por los campos.

Ahora, con el nuevo sistema, el producto será aprovechable, porque, por poner el ejemplo de la Safor, más del 60% de la bolsa de la basura son restos orgánicos que se pueden convertir en abono.

Si los ayuntamientos son importantes para este cambio de modelo, más lo son los ciudadanos. Los responsables del COR pusieron ayer especial énfasis en destacar la ingente tarea de concienciación que tienen por delante para que, de una vez por todas, cada persona se acostumbre a poner cada tipo de residuo en su lugar. Si no es así, todos acabarán pagando más, porque, pese a los bulos que corren, cuanto más se recicla menos cuesta gestionar la basura y menos se tendrá que pagar por ese proceso.

El área del COR va a ser la primera de toda la Comunitat Valenciana en adaptarse al Plan Integral de Residuos (PIR) que la Generalitat aprobará en una semanas. Ese plan, forzado por directrices europeas que acusan a España de ser poco menos que un desastre en residuos, pretende que el año que viene el 60% de todo lo que se tira se reutilice. El otro 40% acabará en un vertedero. Pero es que en 2035 el PIR obligará a que solo el 10% vaya al vertedero y el 90% se aproveche. Aunque se haya planificado a quince años vista, literalmente es una revolución que obliga a ciudadanos y Administración a cambiar en su actitud frente a las basuras.

El COR señaló ayer, para animar a ese cambio, que gestionar una tonelada de materia orgánica cuesta 20 euros. Si esa tonelada es de basuras mezcladas, el coste se eleva a 117 euros, y eso es lo que se está haciendo ahora. Por eso se pone énfasis en, por una parte, mantener la concienciación en las escuelas, dado que los niños «enseñan» a sus padres, y, en segundo lugar, que los padres sepan que, paulatinamente, el recibo de la basura será más barato a medida que esa separación de materiales se vaya implantando.

En el encuentro de ayer en Gandia, el concejal de Servicios Urbanos, Miguel Ángel Picornell, apuntó a la posibilidad de empezará recoger materia orgánica por separado, por eso ya será después de las próximas elecciones.

Compartir el artículo

stats