Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de la Goleta protegen sus casas ante la falta de solución de Costas

Es la actuación más importante acometida por la iniciativa privada en esta zona del litoral

Los vecinos de la Goleta protegen sus casas ante la falta de solución de Costas

Los vecinos de la Goleta protegen sus casas ante la falta de solución de Costas

Desprotegidos y angustiados. Así se sienten los propietarios de las viviendas de la primera línea de la playa en la zona de la Goleta de Tavernes de la Valldigna. Y es que, ante los cada vez más frecuentes azotes del mar, no hay muro, ni puerta ni ventana que resista y sus casas son las grandes damnificadas de la furia del agua cuando hay un temporal. Con la desaparición de la arena de ese punto, estas construcciones se han convertido en el primer blanco que encuentran las olas cuando sube la marea. Nada las frena hasta llegar a las viviendas, por ello, los vecinos y vecinas viven todo el año pendientes del tiempo, ya que al mínimo temporal con algo de intensidad el agua se les mete en casa literalmente, arrasando con todo.

Todo esto mientras Costas sigue vertiendo toneladas de arena y miles de euros que acaban engullidos al poco tiempo, mientras el ayuntamiento y los propios vecinos piden desde hace décadas una solución definitiva para acabar con la regresión.

La actuación no llega nunca y eso ha hecho que hayan tenido que ser los propietarios quienes, cansados, se hayan puesto manos a la obra y actúen para proteger sus casas. Desde hace unos días, varias construyen una escollera ante una urbanización formada por seis chalets. La obra se realiza sobre el muro del jardín de las viviendas, en el límite entre la propiedad y la playa. Allí se acumularán grandes piedras que harán las veces de dique para frenar el envite de las olas.

La actuación, que cuenta con la pertinente autorización de Costas, es «la más ecológica que podíamos hacer», como explicaba ayer a Levante-EMV una de las propietarias. Aunque no quiso desvelar el coste de la obra que será asumido por los propietarios dice que «nos está costando mucho mucho dinero». Carlos Ramos, representante de la empresa Plantas Móviles V. Ramos, que es la que está llevando a cabo la actuación, estima que los trabajos durarán dos meses «si el mar lo permite».

No es la primera vez que los propios vecinos asumen las actuaciones para tratar de frenar al mar pero, como confirmaba ayer el concejal de Urbanismo, Josep Llàcer, sí que es la de mayor envergadura que se ha hecho hasta el momento en la zona.

«Vivimos asustados todo el año en cuanto viene una tormenta», señala la vecina. La mujer apunta que «aquí, o te proteges tú la casa o ves cómo el mar te la destroza».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats