Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un parque infantil donde más se necesita

Una iniciativa de Alma de Acero permite la construcción de un espacio de juegos para niños ingresados en el hospital de Gandia

La excavadora que ha iniciado los trabajos para el parque infantil en el hospital de Gandia.                        | LEVANTE-EMV

La excavadora que ha iniciado los trabajos para el parque infantil en el hospital de Gandia. | LEVANTE-EMV

Una pequeña máquina excavadora ha iniciado los trabajos para allanar el terreno de un espacio al aire libre situado en la parcela del hospital Francesc de Borja de Gandia en el que se construirá un parque infantil. Esa instalación no será de uso general, sino que quedará vallada en su linde exterior con el fin de reservarla exclusivamente a los niños y niñas ingresados en este centro hospitalario.

La iniciativa, novedosa y digna de elogio, pretende hacer más agradable la estancia de los pequeños que tienen que permanecer ingresados en el hospital o que visitan el centro con sus familiares. Y, en cierta medida, también se quiere contribuir a que quienes menos entienden un proceso de hospitalización al menos puedan disfrutar del juego y de la relación con otros niños en los momentos que sea posible.

Quien lo ha hecho posible es, una vez más, la asociación gandiense Alma de Acero. A través de la petición de donativos particulares, de maratones en radios y televisiones y de la venta del libro Águeda, Alma de Acero, escrito por Andrés Puig, se han podido reunir los 30.000 euros en que está valorado el proyecto.

Antes se trasladó la iniciativa a la dirección del propio hospital y a la Conselleria de Sanidad, que han dado su aprobación por considerar que se trata de una actuación positiva de la que se beneficiarán quienes más sufren esa especie de «confinamiento» que es quedar ingresado en una habitación hospitalaria.

Andrés Puig, de la asociación promotora, señaló ayer a este periódico que el parque que ya se está construyendo, y que se espera poder concluir en un mes y medio, no tiene mayores secretos. Se trata de un espacio abierto en el que se instalarán una serie de columpios y, en el suelo, una lámina de caucho homologado para garantizar la seguridad de los usuarios.

Alma de Acero, y también la asociación Personas por Gandia, que ha contribuido en la campaña para recaudar fondos, han decidido dedicar el parque a Águeda Bolta de Diego, la niña gandiense que falleció de cáncer con solo 9 años de edad y cuya actitud y lucha para intentar superar la enfermedad acabó promoviendo la asociación Alma de Acero.

Desde hace años todas las acciones benéficas de la asociación se dirigen a recaudar fondos que mejoren la vida de pacientes. Con sus campañas se han podido realizar obras que han permitido humanizar distintos departamentos de varios hospitales, entre ellos el de Gandia o el Clínic de València, siempre respetando el criterio que marca la Conselleria de Sanidad. Cientos de personas colaboran con las iniciativas de una asociación que también es un referente en solidaridad.

Compartir el artículo

stats