Riesgo creciente

"Más población y más temporales": los científicos advierten de que la contaminación en las playas aumentará

"En lugar de frenar el problema, lo estamos agravando", asegura la investigadora Elisa Berdalet

Restos plásticos y de otros materiales en el mar.

Restos plásticos y de otros materiales en el mar.

Guillem Costa

"Si cada vez somos más personas, más porquería hay en las cloacas. Si cada vez vive más gente cerca del mar, más cantidad de aguas residuales deben absorber las depuradoras. Y si cada vez hay más episodios de lluvias torrenciales por el cambio climático, más a menudo colapsarán los sistemas de saneamiento". Esta es la ecuación que plantea la investigadora del Institut de Ciències del Mar de Barcelona (ICM) Elisa Berdalet, que advierte de que cada vez se repetirán más los días de contaminación en las playas: "En lugar de frenar el problema, lo estamos agravando".

Cualquier contaminación en el mar tiene efectos adversos para el ecosistema, avisan los expertos

La contaminación es cualquier elemento externo, provocada por causas artificiales, que entra en el medio ambiente, en este caso en las aguas del mar y las playas. En este caso, los temporales continuados llevan al mar las aguas residuales y una gran cantidad de sólidos. ¿Qué efectos tienen estos elementos para el ecosistema marino?

"Los plásticos causan problemas a muchos animales marinos como las tortugas, que los pueden ingerir", detalla Berdalet. Los bacterios coliformes típicos de la contaminación fecal, en cambio, que aparecen también con la entrada de los restos de extrementos en el mar, no son especialmente graves para el medio ambiente.

"La contaminación química es la más sutil y difícil de analizar", afirma la experta, refiriéndose a elementos como el mercurio, los fertilizantes químicos o los restos de medicamentos. Este tipo de elementos no son exclusivos de los episodios de lluvias, sino que se vierten al mar a través del agua que circula por los ríos y no se ha depurado lo suficientemente bien: "Lo peor es cuando un vertedero controlado está cerca de un río. Aunque se traten de aislar los residuos, tarde o temprano, parte de ellos se acaba filtrando y llega hasta las aguas subterráneas".

Purines y mercurio

"El ejemplo del mercurio es el más evidente. Algunos peces, predadores de organismos más pequeños, acaban acumulando esta sustancia y nosotros nos los acabamos comiendo", precisa Berdalet, que considera que no siempre se controla lo suficiente la llegada de mercurio al mar. Asegura que la contaminación química es problemática porque llega de golpe y en gran cantidad: "Tarda unos días en diluirse y durante este periodo puede perjudicar a muchas de las especies marinas".

Otro contaminante perjudicial y que aumenta son los purines, procedentes de las deyecciones del ganado o de los cerdos en granjas: "Si no se tratan correctamente, acaban en las aguas subterráneas y también en el mar, junto a las sustancias o medicamentos que se dan a estos animales". Como el número de cerdos está aumentando, este tipo de contaminación química también se prevé que se incremente durante los próximos años.