30 de julio de 2020
30.07.2020
Levante-emv

Reptiles

Fauna amphibia y reptilia de la Sierra de Gredos

En el Parque Regional de la Sierra de Gredos se puede apreciar diferentes tipos de lagartos, sapos y ranas

30.07.2020 | 14:14

Un amigo y el autor del presente artículo, condiscípulos de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universitat de València-, hemos pasado en junio unos días en el Parque Regional de la Sierra de Gredos (Ávila), para dedicarnos a la fotografía animal, pero, en concreto, a la búsqueda del lagarto verdinegro, cuya denominación científica es Lacerta schreiberi, que traducido al castellano significa De Egid Schreiber, zoólogo austríaco que escribió en 1875 "Herpetología europea".

Una vez allí avistamos lagartos ocelados por todas las zonas rocosas. El lagarto ocelado se denomina científicamente Timon lepidus, nombre específico lepidus que deriva del griego (lepis) que significa "escama de cobre", antes Lacerta lepida. Se denomina ocelado por las hileras de ocelos de color azul eléctrico que presenta en sus dos costados. De ahí el origen de su denominación común. En un principio, aparecían lagartos de esta última especie por todas partes, muy buena señal porque era muy abundante. Observamos a una hembra de lagarto ocelado que estaba grávida, embarazada, designación de la hembra con embriones en sus oviductos, y, por extensión, de la hembra que posee huevos en formación. También vimos a una hembra de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), víctima de la carretera. Observamos que también estaba grávida.

Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)

Pero al lagarto verdinegro no se le veía. Tuvimos que buscar información con la gente del lugar y ver mapas en los paneles de rutas verdes. También preguntamos a los agentes medioambientales para que nos indicaran dónde podíamos hallar al lagarto que nos ocupaba. Hasta que al final dimos con la especie. Sobre una roca lo hallamos asoleándose. Hay un término en Zoología que se denomina "Poiquilotermia", esto es, que los reptiles y los anfibios necesitan una fuente externa de calor para poder sobrevivir. Lo identificamos enseguida. Era una hembra por la librea (color de la piel del reptil de las células cromatóforas). Cabeza un tanto oscura y cuerpo de color verdoso con manchas ovaladas de forma irregular. Su longitud no sobrepasa los 40 centímetros. En el dimorfismo sexual (diferencia sexual), los machos presentan las cabeza de color azul con el resto del cuerpo de color verde. La hembra, por el contrario, presenta la cabeza un tanto oscura con el resto del cuerpo de color verde con manchas verdes irregulares.


 

Destrucción y persecución

Mala fama, falsas creencias y leyendas poco favorecedoras. La animadversión que la sociedad muestra con nuestras especies de anfibios y reptiles se acentúa en el caso del lagarto, sobre todo a causa de su gran tamaño. Muchos cazadores, agricultores o simplemente habitantes del medio rural o visitantes de fin de semana, la emprenden a golpes e intentan acabar con todos aquellos lagartos que se cruzan en su camino por el mero hecho de que comen pequeños conejos y otras especies de caza. Como autor del presente artículo, quiero hacer saber que todos los anfibios y reptiles de la Península Ibérica están protegidos por la Ley.
 

Espectro trófico:

Se alimenta de invertebrados y vertebrados. Suele aguantar bastante la presencia antrópica.



 

Hábitat

Lo hallamos en hábitats húmedos cercanos a cursos de agua a 1.000 metros de altitud.

Rana patilarga (Rana iberica):

El término anfibio está formado por el prefijo anfi- que significa dos o doble y el sufijo –bio, que significa vida. Esta palabra se usa para hacer referencia a los animales que viven parte de su vida en el agua y que luego mutan para poder vivir en la tierra. Esta palabra etimológicamente procede del latín "amphibius" y a su vez del griego, que significa (bios) vida. La rana patilarga, cuya denominación científica es Rana iberica se denomina así porque los miembros posteriores son más largos.


Espectro trófico:

Arañas e insectos.

Hábitat:

Arroyos, charcas y sustratos rocosos.

Sapo común (Bufo spinus)

También por el pueblo en el que nos encontrábamos vimos un sapo común, cuya denominación científica es Bufo spinus. El nombre genérico y el epíteto específico bufo provienen del latín (bufo, onis) que significa "sapo". Se trataba de una hembra grávida (embarazada). Si hubiera estado con los alumnos del Colegio donde imparto educación ambiental les habría dicho: "Mirad que belleza, en vez de matar, mirad qué belleza". Este especia anura (desprovista de cola) muestra mucha antropofilia, que en zoología quiere decir tendencia de ciertos seres vivos a habitar en un entorno humano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook