16 de julio de 2013
16.07.2013

Agricultura deja a medias el colector Vera- Palmaret y ofrece devolver lo expropiado

La canalización pretendía recoger las aguas pluviales de los barrios de Orriols, Torrefiel y Rascanya y llevarlas hasta el mar
Dificultades presupuestarias parecen estar detrás del abandono de la obra, que lleva gastados 15,2 millones de euros

17.07.2013 | 00:32
Aspecto de las obras inacabadas en la huerta de Vera.

Lo que temían los vecinos, y contaba Levante-EMV en enero de este año, se ha cumplido. La Conselleria de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua ha dejado inacabadas las obras del colector Vera-Palmaret, que costaron casi 16 millones de euros de fondos europeos, y que debían desaguar los barrios del norte -Orriols, Torrefiel y Rascanya, principalmente- y, además, ha ofrecido recuperar sus huertas a los vecinos a los que expropió sus tierras en 2008 y 2009 para poder acometer las obras. Así lo ha denunciado un vecino afectado, Francisco Arenas-Dolz, y lo ha confirmado el presidente de la Asociación de Vecinos Racó de Sant Llorenç, José Sanz.
Las obras han llegado hasta la entrada a Alboraia. Los trabajos del sistema de drenaje Vera-Palmaret, licitados en octubre de 2006 y con un plazo de ejecución de treinta meses, incluían la adecuación de la acequia de Vera y la construcción de una balsa de laminación con un volumen de 61.000 m? para reducir el riesgo de inundaciones en el norte de la ciudad. El canal debía discurrir por debajo de la rotonda del final de Hermanos Machado, pero se han detenido antes de ella.
Las expropiaciones para comenzar las obras empezaron en 2008. "Entre finales de 2008 y comienzos de 2009 se levantaron actas de ocupación forzosa en l'Horta, instruyéndose expedientes expropiatorios en los términos municipales de Alboraia y Valencia", explica Arenas-Dolz. "El Servicio de Infraestructuras Hidráulicas Urbanas ha comenzado a notificar a los expropiados que -ante la supuesta falta de recursos- se está preparando una modificación del proyecto en la que se propone no ejecutar el tramo de obras desde la carretera de Alboraia, por lo que se procede a la desafección de todas las parcelas afectadas por esta obra y los afectados pueden ejercer el derecho de reversión", indica el vecino.
Así las cosas, lo que ya se ha construido del canal "no sirve para nada", en opinión de Arenas-Dolz, "puesto que no llega a ninguna parte". El canal que no se construirá llegaría hasta el mar y ayudaría a desaguar una zona que, según la revisión simplificada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencia, y, en concreto, según el informe sobre la influencia del riesgo de inundación en los nuevos sectores urbanizables, tiene un elevado riesgo de inundación.
Para Arenas-Dolz, "los graves daños y prejuicios morales no indemnizables ocasionados por estas expropiaciones forzosas, las costas del proceso contencioso-administrativo en curso y la amenaza de nuevas expropiaciones ante una inminente ejecución del proyecto, contemplado en la revisión del PGOU de Valencia, y que exigiría iniciar de nuevo todo el expediente, demuestran la enorme falta de responsabilidad y eficacia de nuestras administraciones".

Obras terminadas
Lo que sí ha construido es el canal que transcurre por la huerta de Sant Miquel dels Reis y Sant Llorenç, tal como explica Sanz, que asegura que la empresa constructora ha garantizado a los vecinos que los dos empalmes que faltan llegarán en otoño y se darán por finalizadas las obras de un colector-interceptor, con inicio en el colector Ronda Norte y el final en el barranco del Carraixet, que recogerá las escorrentías -entre el puente que salva la antigua carretera de Barcelona y el puente de la línea ferroviaria de Rafelbunyol-.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook