Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEIP Lluís Vives

El colegio donde los maestros no tienen horario

Docentes del colegio público Lluís Vives se quedan voluntariamente una hora tras acabar las clases para ofrecer a los niños talleres gratuitos de refuerzo y ampliación

La castañera visitó este viernes pasado a los niños de infantil del CEIP Lluís Vives.

La castañera visitó este viernes pasado a los niños de infantil del CEIP Lluís Vives. José Aleixandre

El colegio público de educación infantil y primaria (CEIP) Lluís Vives, en el barrio de Arrancapins de Valencia, cumple 100 años este curso. La placa centenaria que a la entrada recuerda que esta escuela se inauguró el 20 de diciembre de 1915 concluye con un «entusiastas y decididos protectores de la enseñanza». Un siglo después dicho lema esta más vivo que nunca en el equipo de 18 maestros del Lluís Vives que lideran María Pilar Estela Arnandis e Inés Pérez Peñalver, directora y jefa de estudios, respectivamente.

Los docentes de esta escuela pública llevan su entusiasmo por la aventura de enseñar más allá del horario lectivo, pues cada día al acabar las clases se quedan voluntariamente de 17 a 18.30 horas en el colegio para ofrecer a sus alumnos una hora de talleres gratuitos de refuerzo e incluso de ampliación de contenidos. La última media hora la dedican a resolver las dudas de las familias sobre la educación de sus hijos.

Son talleres de una hora en los que en grupos reducidos, menos de 10 alumnos, y de una forma lúdica los más mayores aprenden desde técnicas de estudio y cómo organizarse el tiempo, hasta informática o hacen teatro en inglés.

Con los más pequeños trabajan las emociones y la inteligencia emocional, realizan experiencias de animación lectora y organizan salidas al cine con las familias. La oferta se completa con grupos de acogida para alumnos inmigrantes recién llegados que no dominan el castellano, algo clave en una escuela en cuyas aulas conviven alumnos de más de una decena de países de Asia, África y Europa del Este.

Esta propuesta fuera de horario escolar, que ya lleva tres cursos en marcha, forma parte de un contrato familia-escuela „de compromiso a tres bandas entre profesores, padres y alumnos„ que el colegio puso en práctica antes de que la Conselleria de Educación apostara por esta fórmula para mejorar el rendimiento académico y la convivencia.

«Los padres ven que los profesores nos quedamos a trabajar con sus hijos, que nos preocupamos por ellos, y eso las familias lo agradecen», destaca la directora. «Al final, lo que nos reconforta, y por eso seguimos, es ver cómo gracias a esta cercanía con los niños, éstos ganan más confianza al ver reforzada su autoestima».

El compromiso del profesorado de quedarse más tiempo forma parte de la oferta del colegio a la conselleria para conseguir el contrato programa por el que Educación aporta más docentes que permitan trabajar más individualizadamente con los alumnos a través de desdobles en materias instrumentales (Matemáticas y Castellano) y refuerzos.

Inteligencias múltiples

También dentro del contrato programa, cada 15 días y en horario lectivo, organizan talleres en los que en grupos de 15 alumnos mezclados por ciclos trabajan las diferentes capacidades de las inteligencias múltiples a través de la música, el deporte, plástica... Tras tres cursos de contratos programa, la aportación de Educación a este colegio se ha reducido de dos docentes a tiempo completo a uno solo.

Además, este curso se han incorporado al programa de innovación educativa de lucha contra el fracaso escolar a través de la música. Con ello refuerzan la apuesta que vienen realizando el centro desde hace varios cursos por «trabajar las inteligencias múltiples del niño, y formarlo desde un enfoque integral que le permita desarrollar todas sus facetas», apunta María Pilar Estela.

El programa de actos del centenario, bajo el lema «Cent anys fent cultura», ofrece a todo el barrio actividades deportivas, conferencias, teatro, conciertos y una exposición con fotos y material escolar que están aportando antiguos alumnos de la escuela, algunos de ellos de casi 80 años.

Compartir el artículo

stats