Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Servicio

La concesionaria de Valencia-El Perelló demandará a la EMT por su nueva línea

El ayuntamiento, que ya sufrió un revés con la línea 26, podría verse obligado a suspender el servicio

La concesionaria de Valencia-El Perelló demandará a la EMT por su nueva línea

La concesionaria de Valencia-El Perelló demandará a la EMT por su nueva línea

Tormenta judicial a la vista por la nueva línea 25 que la EMT prevé poner en marcha a partir del 2 de enero en las pedanías sur. La actual concesionaria interurbana y la patronal de los transportistas de viajeros llevarán casi con toda seguridad a los tribunales al Ayuntamiento de Valencia, según aseguraron ayer fuentes del sector. Existe un precedente, ya que la Empresa Municipal de Transportes se vio obligada en julio a suspender de manera cautelar el servicio hasta Moncada de la línea 26, que había puesto en marcha en marzo, por «perjuicio» a la concesionaria.

La situación de la línea 25 es diferente, porque a diferencia de la línea 26, la ruta del autobús de la EMT circulará integramente por el término municipal de Valencia. Sin embargo, y según explicaron ayer fuentes de Conselleria de Infraestructuras a este periódico, no descartan que la EMT sea demandada de nuevo porque la concesión que actualmente opera Herca sigue plenamente vigente tras una resolución de la Dirección General de Transportes.

Herca explota un servicio interurbano Valencia-El Perelló y la EMT ha trazado su línea 25 por una ruta que coincide con la de la concesionaria desde El Saler hasta El Perellonet. Según un decreto del gobierno valenciano, para que un ayuntamiento ponga en marcha una línea de autobús urbano sobre una línea interurbana debe «justificar la insuficiencia del servicio actual» y necesita además «un plan de coordinación de explotación entre la concesionaria y la empresa municipal».

Fuentes del sector explicaron a este periódico que el ayuntamiento ha tomado la iniciativa política de crear una nueva línea de la EMT «sin el respaldo legal», y además recriminan al gobierno de Rita Barberá que haya estado negociando con la concesionaria un concierto para que asumiera el servicio y, a sus espaldas y de manera unilateral, haya anunciado la puesta en marcha de la nueva línea municipal.

Según ha podido saber este periódico, si Herca hubiera asumido el servicio que ahora pretende dar la EMT, el coste hubiera sido inferior a los 250.000 euros para el ayuntamiento (con frecuencias y precios iguales a los municipales). Sin embargo, Barberá aseguró ayer que con la implantación de la EMT su inversión será de 500.000 euros anuales, es decir, el doble para las arcas públicas.

Desde el sector apuntan que el futuro de muchos trabajadores de Herca está en peligro ante la imposibilidad de rentabilizar la concesión conviviendo con la Empresa Municipal de Transportes. Además podrían replantear el trazado de la ruta. Eso significaría que dejaría de prestar el servicio en Pinedo, y si no cuadraran los números, podría incluso renunciar a la totalidad de una línea que da servicio también al Perelló, Les Palmeres, Mareny de Barraquetes y Mareny Blau.

Compartir el artículo

stats