Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cañas y barro

Kilómetros de salud

Kilómetros de salud

Kilómetros de salud

En muchas ocasiones un acontecimiento que se produce a lo largo de un día normal, y que puede ser de lo más intrascendente, nos hace parar y replantearnos nuestra situación en esta vida. Algo así me ocurrió hace unos días cuando leí la noticia en Levante-EMV de la inauguración del primer tramo del nuevo carril del corredor en el antiguo cauce del río Turia. Podrán pensar que exagero. Aunque quienes me conocen bien saben que no, porque es fácil entender lo que esta instalación puede suponer para una apasionada del deporte como yo.

Y así fue, como les digo, esta noticia en las páginas de información local, me hizo detenerme por unos segundos y volver a reflexionar sobre la suerte que tenemos los que hemos nacido y vivimos en Valencia. Somos unos privilegiados, aunque a veces nos cueste darnos cuenta y haya quien se empeñe en pintar todo triste y gris. Pues que se empeñen, pero no lo conseguirán. Este sol que tenemos en nuestra tierra y nuestro mar nunca podrán ser eclipsados por pesimistas y agoreros.

Aunque no me gusta demasiado, a veces no tengo más remedio que quedarme a dormir en Madrid. La tensión y el estrés acumulado tras largas horas de plenos, comisiones, despacho, o múltiples reuniones sólo puedo eliminarla de una manera: poniéndome unas zapatillas y saliendo a correr. Pero, evidentemente, salir a correr por Madrid es otra historia, aunque tengo la suerte de poder acercarme a un lugar privilegiado y muy especial como es el Parque del Retiro. Entonces es cuando más echo de menos, nuestra ciudad: Valencia. Nuestra temperatura y este inmenso jardín que es el cauce del río. Un jardín que además está plagado de corredores con los que sientes una afinidad especial, yo diría que un compañerismo basado en el hecho de disfrutar haciendo lo mismo.

Los corredores en Valencia son, o somos, una nueva tribu urbana que se identifica con una forma de vida saludable en todos los sentidos y nuestro punto de encuentro, sin duda, es el río.

Ya tenemos casi medio kilómetro disponible de lo que va a ser nuestro «territorio apache». Un espacio exclusivo para corredores con una pavimentación óptima y con todos los servicios que la práctica de este deporte puede requerir: como señalización lumínica y marcado de los puntos kilométricos. El deporte más accesible y más barato de todos, el que pueden practicar mujeres y hombres de 0 a 100 años y a lo largo de los 365 días sin interrupción.

Si Valencia ya era una ciudad privilegiada e idílica para la práctica deportiva ahora tiene una razón más para ser envidiada por muchos de los que cada año nos visitan para participar en las citas deportivas y más concretamente en las relacionadas con el atletismo y las carreras.

El Ayuntamiento de Valencia y la Fundación Trinidad Alfonso han tenido una idea innovadora y extraordinaria, una iniciativa que aporta kilómetros de salud a las valencianas y los valencianos, a los que ya practican deporte y a los que empiezan a sentir el gusanillo de salir a correr. Yo no sé ustedes pero estoy deseando que llegue el fin de semana para poder probar este primer tramo de carril específico para corredores del Jardín del Turia.

¡Anímense, es cuestión de empezar! Después€ No hay quien te pare.

Compartir el artículo

stats