Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejoras

El agua volverá a l'Almoina tras la reparación del lucernario

Cultura retira la lona que afeaba la plaza arqueológica y destina 50.000 euros a reponer las juntas para evitar filtraciones al museo

El agua volverá a l'Almoina tras la reparación del lucernario

El agua volverá a l'Almoina tras la reparación del lucernario

La lona que desde hace año y medio cubría el lucernario de la plaza arqueológica de l'Almoina se ha retirado para proceder a la reparación de las juntas que filtraban agua a las ruinas de época romana de la ciudad fundacional. El ayuntamiento ha liberado una partida de 50.000 euros para costear los trabajos de renovación de las juntas de silicona de las placas de cristal del lucernario. Finalmente, la concejalía que dirige Mairén Beneyto ha descartado otras soluciones a más largo plazo para la plaza semiacristalada.

La lona, que también impedía que la temperatura en el interior del museo se disparase por el efecto lupa, se está reutilizando para proteger los restos de las termas. Además se han colocado sacos de arena para evitar daños durante los trabajos de reparación del lucernario, que para llevarse a cabo han requerido la instalación de un andamio dentro del museo que se apoya en las propias ruinas.

La empresa Imes es la encargada de los trabajos de reparación del lucernario. El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, explicó que el ayuntamiento está estudiando ahora aprobar un contrato de mantenimiento para el lucernario. Está por concretar si se hará con una empresa externa o a través de la contrata de fuentes ornamentales, que hasta ahora no ha adscrito esta infraestructura a la delegación.

Las goteras del lucernario con lámina de agua de la plaza de l'Almoina, cuya función era también regular la temperatura, han sido un problema desde el primer momento. La Concejalía de Cultura ha barajado soluciones a largo plazo como cubrir el lucernario con una pirámide. Otra opción que se puso sobre la mesa fue eliminar la lámina de agua y ampliar el edificio actual de acceso para evitar que las ruinas quedaran a la intemperie. Con la reparación en curso se vuelve a la situación de 2006, es decir, se reparan las juntas, el agua volverá a cubrir el lucernario y regulará la temperatura, pero en unos años se tendrá que repetir el proceso.

Compartir el artículo

stats