Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baixauli: «Ha sido un personaje irrepetible»

José Enrique Silla: «Los disgustos de los últimos tiempos la han llevado a este final»

Exdirigentes empresariales cuyas trayectorias coincidieron con Rita Barberá expresaron ayer su pesar por la muerte de la exalcaldesa. Antonio Baixauli fue presidente entre 1996 y 1999 de Feria Valencia, cuyo patronato presidió la política durante 24 años. El también empresario del mueble aseguró ayer que, «con sus luces y sombras, ha sido un personaje para Valencia más positivo que negativo». En suma, «un personaje de primera línea e irrepetible por el nivel de poder que tuvo y por cómo se manejó en su partido». Baixauli recordó que su «relación con ella fue tirante en el último minuto porque le tocó el marrón de decirme que dimitiera». Respecto de la Feria, su expresidente afirmó que «no era de las cosas que más le preocupaban, porque le daba más importancia a la ciudad». Eso sí, se negó, como propuso Baixauli, a que la nueva Feria se construyera en la antigua base de Manises para no perder el control.

José Enrique Silla era presidente de la Cámara de Comercio de Valencia cuando Rita Barberá accedió a la alcaldía en 1991. Ayer recordó que «aún cuando es conocido que tuve algún pequeño enfrentamiento con ella, siempre diré que es una de las mejores alcaldesas que ha tenido Valencia en su historia; cambió la ciudad, aunque cometió el error de que en el último mandato debió dar paso a otra gente y hoy recibiría los honores que merece, un homenaje que sin duda le rendirá Valencia».

Elecciones

El enfrentamiento al que se refiere se produjo hace ya dos décadas. Barberá quiso que Silla ocupara la segunda plaza en su lista a las elecciones municipales de 1995 con destino a la presidencia de la Diputación. Cuando el empresario ya había dimitido en la Cámara para entrar en política, quedó relegado en la lista del PP por presiones internas de altos cargos populares. José Enrique Silla dijo ayer que Rita Barberá «no tuvo la culpa; alguna mano negra hubo y a lo mejor no era de políticos», en referencia a sus compañeros empresariales de entonces. Sea como fuere, el expresidente cameral recordó que a la exalcaldesa «la conocí desde antes de la vida pública; tuve con ella una amistad entrañable». «Los disgustos de los últimos tiempos la han llevado a este final», dijo.

Compartir el artículo

stats