14 de octubre de 2018
14.10.2018
61 aniversario

La riada que anegó València

El 14 de octubre de 1957, la ciudad quedó inundada por las aguas del río Turia desbordado

14.10.2018 | 17:18
La riada que anegó València

"¡Atención, atención, el Turia ha experimentado una crecida importante que presenta caracteres verdaderamente importantes!", era el aviso que escucharon los valencianos pocas horas antes de la tragedia que, un día como hoy pero hace 61 años, cambió la historia de la ciudad de València.

El área metropolitana soportaba, desde hacía 48 horas, precipitaciones copiosas que se tradujeron en una importante subida del caudal del Turia. Se estima que a lo largo de aquellos días se producen lluvias de hasta 500 litros por metro cuadrado en localidades como Buñol o Chelva. Los vecinos de la provincia permanecían atentos al río desde el día 12, pero fue el domingo 13 cuando a primera hora de la mañana el Gobierno Civil alerta a la Guardia Civil y a la Policía Nacional del riesgo de desbordamiento.

La noche del 13 al 14, el agua del Turia se sale del cauce original por primera vez. En la ciudad las lluvias eran débiles, pero las trombas en el interior de la provincia provocaron que el caudal del agua aumentase de forma rápida. Durante el mediodía del 14 de octubre, la ciudad se vio afectada por un episodio de lluvia torrencial que, junto a las precipitaciones anteriores, desborda el río por segunda vez.

Los barrios más antiguos de la ciudad, como Ciutat Vella, no se vieron afectados por la riada pues se encuentran en uno de los puntos más elevados de la capital. Sin embargo, la mayor parte de València quedó anegada por las aguas del río, tal y como se observa en la galería de imágenes históricas que acompaña a esta información.

(Continúa leyendo después de la imagen)

La gran riada, que aún hoy perdura en la memoria de los más mayores de la ciudad, provocó enormes daños materiales y un balance oficial de 81 víctimas mortales, dato que cuestionan algunos historiadores que consideran que la cifra puede ser mayor. Además, la riada de 1957 cambió la historia de la ciudad. No solo se convirtió en uno de los episodios más trágicos del 'cap i casa', sino que obligó a repensar el modelo de desarrollo urbanístico planteado hasta el momento, tal y como demuestra la ejecución del Plan Sur de la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook