Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Epsar se compromete a agilizar la reparación de roturas en los emisarios

El próximo 15 de septiembre arreglará la fuga de la tubería de Vera e incluirá este tipo de operaciones en las contratas de mantenimiento

La Epsar se compromete a agilizar la reparación de roturas en los emisarios

La Epsar se compromete a agilizar la reparación de roturas en los emisarios

La concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, arrancó ayer a la Epsar (Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales) un compromiso para mejorar la atención y el mantenimiento de los colectores y los emisarios de aguas residuales que vierten sus aguas al mar. Este compromiso se produce después de que este verano haya sido necesario cerrar varias playas al baño por la aparición de aguas fecales. Precisamente, el primer compromiso es reparar la fuga del emisario de Vera el próximo 15 de septiembre, una grieta que lleva localizada desde el pasado mes de marzo y que, aunque no se considera foco de contaminación de la playa, había generado una fuerte polémica.

En la reunión que mantuvo ayer Elisa Valía con los responsables de la Epsar se hizo un análisis general de la situación de los colectores deteniéndose en el siempre conflictivo emisario de Vera, que vierte al mar aguas residuales a través de una tubería que se interna varios kilómetros mar adentro y vierte aguas residuales con un tratamiento primario a unos 17 metros de profundidad.

En el mes de marzo se detectó una grieta en el emisario, muy cerca del abocador, y este verano todavía no se había reparado, lo que en plena crisis de playas cerradas, fue una afrenta para el ayuntamiento. Al parecer, la Epsar no lo había hecho porque la grieta estaba muy cerca de la salida, lo que significa que no tenía un efecto contaminante especial. Además, tenían otras prioridades que atender más complicadas, explicaron en la reunión.

Ayer, no obstante, su compromiso con el Ayuntamiento de València fue mejorar ese servicio. De entrada, el próximo 15 de septiembre se procederá a reparar la grieta del emisario de Vera, cuyo presupuesto puede rondar los 35.000 euros, y además se ha acordado incluir el servicio de reparaciones dentro de la contrata de mantenimiento para no tener que hacer contratos externos y agilizar la reparación.

«El emisario es propiedad del ayuntamiento, pero es la Epsar la que cobra la tasa de saneamiento y es, tal como dijo un juez, la que tiene que mantener y reparar esas instalaciones», explicó Elisa Valía.

En la reunión de ayer también se habló de la situación de los colectores y se establecieron las bases de colaboración entre la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales y el Ayuntamiento de València para los próximos años. Además del emisario de Vera, antes citado, están previstas actuaciones importantes en los colectores y en la depuradora de Pinedo.

En esta primera reunión de la concejala Elisa Valía con el gerente, Enrique Lapuente, y los principales responsables de la Epsar, se acordó la planificación de inversiones para 2020 por un importe que asciende a 1.100.000 euros. «Además hemos acordado el incremento del presupuesto de mantenimiento ordinario de los colectores de la ciudad», explicó Elisa Valía al concluir la reunión en su despacho del edificio de Tabacalera.

Por otro lado, «el Ayuntamiento de València se ha comprometido a finalizar cuanto antes la inspección del Colector Sur para poder valorar los trabajos a realizar por parte de la Epsar y que se puedan destinar los recursos económicos necesarios», añadió la delegada del Ciclo Integral del Agua.

En el caso del Colector Norte, la inversión es de más de 5 millones de euros por la limpieza y mejora del tramo que es competencia de Epsar y que coincide con la calle Jesús Morante Borrás.

Por lo que respecta a la limpieza de esta infraestructura, ya se ha actuado en la totalidad del tramo Y, en sus secciones de aguas residuales (842 metros) y pluviales (842 metros), del tramo II (200 metros), y parcialmente el tramo O y el tramo III (desde el Centro Comercial a Cano de la Molinera) (1.108 metros), conductas que se integran en el denominado Colector Norte Y-II-III, cuya longitud total supera los 7.800 metros. El coste de estas actuaciones, que correspondían al consistorio, se situó en los 10 millones de euros y se extrajeron mes de 6.000 toneladas de residuos, la mayoría de ellos toallitas de higiene personal.

Compartir el artículo

stats