25 de marzo de 2020
25.03.2020
Levante-emv
Desestimación

La comunidad escolar del CEIP 103 no quiere otro nombre

Familias y alumnos rechazan la decisión de la conselleria y no quieren renunciar a una marca que simboliza la historia del centro

24.03.2020 | 20:11
Alumnos del CEIP 103, el primer día del curso actual tras la inauguración oficial.

La comunidad escolar del CEIP 103, -la mayor parte del AMPA y una buena parte de los alumnos-no quiere renunciar a esa marca, a que su centro sea denominado por ese número, debido al profundo significado que tiene para las familias y el alumnado, como símbolo de la lucha por la educación pública de calidad y por la eliminación de los barracones.

Desde principios de curso, y antes de que estallase la crisis sanitaria del coronavirus, la Conselleria de Educación y la Inspección Educativa urgieron a la dirección del CEIP a abrir un proceso para buscar un nuevo nombre al colegio. Incluso se llegó a enviar una circular a los padres para que aportasen sus preferencias en una consulta interna, que luego se trató en el Consejo Escolar.

La Conselleria informó que no se podía mantener el número en el nombre y ofreció unas recomendaciones a la hora de elegir preferencias como optar por personajes de mujeres que se hayan distinguido en la historia. La directriz de Conselleria es que una vez cerrado el expediente de este centro, -que tras años de reivindicaciones inauguró el presente curso en sus nuevas instalaciones-, se debe cambiar el nombre del mismo, para poner fin al referido procedimiento. Y la denominación no puede incluir números.

Sin embargo, tal como confirmó una portavoz del Consejo Escolar del CEIP 103 y de Fampa-València, «ni los padres de alumnos ni el propio centro hemos pedido un cambio de nombre, de hecho, cuando se ha tratado este asunto, hemos mostrado siempre nuestra preferencia de que se mantenga la marca 103, delante o detrás de la nueva denominación que se escoja».

Por si fuera poco una madre realizó una consulta a los servicios jurídicos de Conselleria y a la Dirección Territorial, que le contestó simplemente haciéndole llegar el ROF. De momento, ya no se ha avanzado más en la cuestión,por la crisis del Covid-19, pero para una parte importante de la comunidad escolar del CEIP 103, renunciar a este guarismo no es una cuestión banal porque «mantener una parte de nuestra historia es muy importante para nosotros: tanto para los niños como los padres». Está por ver qué pasa cuando se retome el tema.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook