Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Petición

València exige al Consell un nuevo depósito en Pinedo para evitar vertidos

El Ciclo Integral del Agua alegará al plan especial de la depuradora para que incluya esta inversión en los 36 millones previstos

Una imagen de archivo del azarbe de la depuradora de Pinedo.

Una imagen de archivo del azarbe de la depuradora de Pinedo. levante-emv

El Ayuntamiento de València, a través del Ciclo Integral del Agua, reclamará a la Generalitat Valenciana, propietaria de la depuradora de Pinedo, la construcción de un depósito de regulación a la entrada de las instalaciones que evitaría que se produzcan vertidos en el azarbe y, por lo tanto, que estos lleguen al mar como ha ocurrido en reiteradas ocasiones en los últimos años tras episodios de lluvias torrenciales.

La concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, explicó a este periódico que su servicio tiene previsto presentar la semana que viene alegaciones al Plan Especial de la depuradora, que está en fase de exposición al público, y que prevé la inversión de 36 millones de euros para paliar las molestias por ruidos y olores que durante años han sufrido los vecinos de La Punta y Pinedo.

Sin embargo, el plan especial no contempla lo que para Valía es «una infraestructura esencial» para el futuro de la depuradora, que sería un nuevo «depósito de regulación» que se construiría a la entrada de la depuradora y que evitaría que, cuando hay episodios de gota fría, que el agua rebose y acabe en el azarbe, que a su vez desemboca en la playa de esta pedanía del Sur.

En el pasado se han producido importantes episodios de contaminación en la zona, por lo que Valía ya exigió meses atrás a la Conselleria de Transición Ecológica que dirige Mireia Mollà que realizara un tratamiento de biorremediación en las aguas de este conducto para mejorar su calidad y que no llegaran tan sucias al mar, algo similar a lo que hizo el propio Ciclo Integral del Agua en el antiguo cauce del Túria a la altura del puente de Astilleros y que dio buenos resultados.

Valía explica que València «debe reclamar la construcción de este depósito porque necesitamos las mejores infraestructuras de futuro» y la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunitat Valenciana (Epsar) no ha previsto en su plan especial. «Una inversión como la que se va a hacer es una oportunidad inmejorable para solucionar este problema, por ello consideramos que es esencial y por ello vamos a alegar. En definitiva vamos a pedir lo que la ciudad merece», asegura la edil del Ciclo Integral del Agua.

Este depósito que València reclamará a la Generalitat, y del que se desconocen las cuestiones técnicas ya que debería ser la Epsar la que determinara dimensiones y capacidad, se uniría a los otros siete que el ayuntamiento ha previsto construir en la ciudad en los próximos 15 años. Los tanques, excavados en el subsuelo, se construirán en la Alameda (junto al viejo cauce), Huerto de San Valero (en la zona de la avenida de la plata), Tomás de Montañana (plaza Europa), en la calle Ibiza, en la Malva-rosa y en la pedanía del Saler, donde los vertidos acaban en su portet de l'Albufera. Además se ha previsto otro en el PAI Cocoteros de Natzaret y que se supondría una carga urbanística para el promotor que quiera ejecutarlo, por lo que el coste no se imputaría directamente al consistorio.

Los otros seis depósitos costarían, aproximadamente, 35,6 millones de euros, y evitaría que cuando se producen lluvias torrenciales el agua que sobra acabe en el mar, arrastrando gran parte de los residuos fecales de la red de saneamiento y, por lo tanto, contaminando el litoral de la ciudad.

De los siete depósitos previstos por el Ayuntamiento de València (en la actualidad tan existen dos en la ciudad, La Torre y el Cabanyal), el más urgente «por su valor medioambiental» es el del Saler, un pequeño tanque de 1.000 m3 que evitará los vertidos directamente a l'Albufera. Su coste relativamente contenido, unos 600.000 euros, permitirá que el Ayuntamiento de València lo construya de manera directa en los próximos meses a través del Ciclo Integral del Agua. El resto de depósitos se han planificado a 15 años y saldrán a concurso público a través de, probablemente, una nueva contrata.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats