Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Velluters denuncian amenazas e insultos de los proxenetas

Los vecinos de las calles Balmes y Viana reclaman más presencia policial y lamentan las colas de clientes a plena luz del día

Dos agentes dialogan con un hombre en la calle Viana. | M.A.MONTESINOS

Dos agentes dialogan con un hombre en la calle Viana. | M.A.MONTESINOS

Los vecinos de las calles Balmes y Viana de València, en el barrio de Velluters, reclamaron ayer «más presencia policial» en la zona ante el aumento de la inseguridad ciudadana derivado de la prostitución y del tráfico de drogas, que según explican, sufren cada día. Asimismo, exigieron soluciones integrales para acabar con el problema de la explotación sexual y la trata de blancas que padecen las mujeres obligadas a prostituirse.

Los residentes denuncian amenazas e insultos por parte de los proxenetas y lamentan que desde hace al menos dos años haya colas de clientes en la vía pública durante el fin de semana, con el ambiente de inseguridad ciudadana y el escándalo, que esto genera en la vía pública.

Fuentes de este colectivo señalaron a Levante-EMV que los vecinos «tienen miedo a denunciar» a los proxenetas por posibles represalias y además se sienten desprotegidos por la falta de efectivos de la Policía Local y de la Policía Nacional.

Los episodios de explotación sexual de mujeres y de tráfico de drogas se suceden desde las 10 de la mañana hasta las 20 horas, relatan estas fuentes, que alertan de problemas de convivencia con los proxenetas y con las propias chicas prostituidas. «Hay peleas, palizas, trapicheo... muchos fines de semana», declaran.

Según estos residentes, «hay una finca entera, con varios pisos adecuados para acoger encuentros sexuales en esta zona. Las citas se conciertan en dos locales próximos», comentan.

Mientras, exigen al subdelegado del Gobierno Rafael Rubio, y a los concejales de Policía Aarón Cano y de Actividades Lucía Beamud, que tomen medidas y que haya coordinación entre ambos departamentos.

Por último, las autoridades policiales han indicado que se buscan fórmulas legales que permitan a los agentes acceder a los locales y las propiedades privadas donde se ejerzan actividades delictivas.

Compartir el artículo

stats