Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos aplauden el cierre de Ciutat Vella pero piden más cámaras

Amics del Carme exige mayor implicación de la Policía Local «para hacer cumplir las normas» Los comerciantes dicen que no es el momento de aplicar las multas y plantean esperar a junio

Cámara de control de matrículas en el centro de València. | LEVANTE-EMV

Cámara de control de matrículas en el centro de València. | LEVANTE-EMV

El plan anunciado el miércoles por el concejal de Movilidad Sostenible Giuseppe Grezzi para cerrar Ciutat Vella Nord al tráfico y restringirlo a los residentes del barrio y al transporte público ha sido bien recibido por la mayor parte de los vecinos y suscita temores y rechazo por parte de comerciantes y hosteleros.

El presidente de Amics del Carme Lluís Mira se felicitó por la noticia: «Llevábamos 4 años esperando la puesta en marcha del Área de Prioridad Residencial (APR), que pensamos que es un modelo de nueva movilidad sostenible que va a servir para pacificar el tráfico y apostar por una ciudad más verde, más saludable y más libre de contaminación»-

Mira recordó que hay diversas ciudades europeas y españolas que han aplicado este tipo de medidas, con control de matrículas mediante cámaras, «con muy buenos resultados». Además, señaló que en la Mesa de Movilidad de Ciutat Vella, celebrada el miércoles por la tarde, Grezzi atendió las quejas y propuestas de los vecinos, comerciantes y hosteleros. En su opinión, «Movilidad Sostenible encontrará soluciones para el 99,9% de la casuística planteada por los residentes». Cuestiones que tienen que ver con situaciones como los hijos de residentes mayores en Ciutat Vella que periódicamente tienen que entrar al barrio para recoger a sus familiares y trasladarlos a otros puntos de la ciudad.

El presidente de Amics del Carme señaló que en el período de información y tramitación de las autorizaciones que ahora se abre, «se va a aclarar como obtener los permisos y cómo se podrán solucionar los casos con dudas». Pero lo importante es que Movilidad Sostenible «muestra muy buena voluntad y ha realizado un gran esfuerzo» para implementar el plan, unido a que los vecinos «le hicimos una serie de propuestas para mejorar la App y la plataforma donde hay que tramitar los permisos». En cambio, Mira criticó al departamento de Protección Ciudadana dado que durante 3 años «Ciutat Vella ha sido una ciudad sin ley pues la policía local no hacía cumplir las normas y hemos visto a furgonetas de carga y descarga a las 11 de la noche». A su entender, es fundamental que la Policía Local de València «se implique y abandone la postura del dejar hacer». Respecto a las 5 cámaras de vigilancia que captarán las matrículas de los vehículos que accedan a Ciutat Vella y sancionarán a los vehículos no autorizados, «le hemos pedido 3 cámaras más a Grezzi porque los que conocemos el barrio sabemos que hay gateras» vías de escape, por las que se van a colar coches y motos.

No en vano, según este portavoz vecinal los 3 bucles dirigidos a reorganizar y pacificar el tráfico, «hoy no son efectivos y habría que rediseñarlos» dado que se van a activar las cámaras de control.

Mira no ocultó tampoco los temores que han mostrado los comerciantes, los dueños de negocios o quienes trabajan en Ciutat Vella sobre este cierre al tráfico «porque entienden que va a perjudicarlos».

«No es momento de aplicarlo»

Por su parte, la gerente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico Julia Martínez manifestó a Levante-EMV que esta entidad «no se opone a la medida» de restringir el tráfico rodado, la circulación y el estacionamiento en Ciutat Vella. Sin embargo, debido a la crisis del coronavirus y a las dificultades económicas que tienen muchos negocios de la zona «pedimos que se retrase, al menos a junio el cierre total» y la aplicación de las multas de 200 euros a los infractores. Como la Federación de Transportes, «entendemos que este no es el mejor momento de poner en marcha estas medidas» que pueden disuadir a los clientes de los negocios o a los comensales de bares y restaurantes de desplazarse al centro histórico ante la dificultad para aparcar y las malas combinaciones de la EMT, dijo Martínez.

«A nuestro público, en muchos casos personas mayores, -remarcó- le han cambiado las líneas de los autobuses y los buses no entran al centro de modo que muchos compradores han dejado de venir al Mercado Central y a nuestro comercio tradicional por eso les hemos pedido que en la campaña de Navidad al menos nos regalen 2 horas de parking gratuito para los clientes», terminó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats