Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amplían el puente que unirá la ciudad con el nuevo barrio de la Fe

Bertolín, urbanizador del nuevo barrio, se adjudica la obra por 3,9 millones

Amplían el puente que unirá la ciudad con el nuevo barrio de la Fe

El agente urbanizador del PAI de la Fuente de San Luis, el nuevo barrio al lado de la Fe de Malilla con 2.300 viviendas y una gran bolsa de suelo (75.000 m2) de uso terciario, que se destinará a zona comercial y de oficinas, ha notificado al ayuntamiento la adjudicación a Bertolín de las obras del puente que conectará, mediante la ampliación de la estructura actual, dicho barrio con la V-30 y el bulevar Sur. Esta infraestructura, que reserva espacio para el tranvía e incluye tres carriles por sentido y carril bici, se licitó por 6,5 millones de euros y se ha adjudicado por 3,9 y se considera necesaria para absorber el previsible aumento del tráfico en la zona.

El ayuntamiento y el agente urbanizador de este sector denominado comercialmente Turianova firmaron un convenio en 2009 por el cual el consistorio se comprometió a asumir parte del coste de esta infraestructura, considerada en su día una «carga excesiva». El ayuntamiento tendrá que aportar ahora a la obra 1,1 millón de euros, frente al 1,8 millones de euros previstos inicialmente tras la baja en la licitación.

El puente que se ampliará en el PAI de la Fuente de San Luis. f.calabuig

La construcción de este puente, con una longitud de 450 metros, un ancho de 30 metros y una altura de 7 metros, mejorará las conexiones con este nuevo barrio, que contará con un 30% de viviendas de protección oficial, lo que sitúa al sector como uno de los más importante en volumen de vivienda asequible que se está desarrollando en la ciudad.

Está previsto que los vecinos de las primeras promociones del PAI de la Fuente de San Luis, promovido por AQ Acentor y comercializado por Olivares, llegarán a este nuevo barrio a principios de 2022.

El PAI de la Fuente de San Luis ha estado bloqueado durante años por la crisis y los problemas de accesibilidad de los terrenos, rodeados de grandes infraestructuras de comunicación (las vías del ferrocarril a un lado y la V-30 y V-31 al otro) y ocupados, además, por una subestación eléctrica y cinco torres eléctricas, que, según lo anunciado, se tendrán que soterrar.

Compartir el artículo

stats