Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Construyen la pasarela que unirá la Torre y San Marcelino

Se trata de un puente para peatones y ciclistas, de 300 metros de longitud, que sobrevolará el nuevo cauce y la V-30

Construcción de la pasarela en el barrio de Sociópolis, en La Torre. | M.D.

Construcción de la pasarela en el barrio de Sociópolis, en La Torre. | M.D.

Plano de todo el itinerario ciclista, incluida la pasarela sobre el nuevo cauce. | LEVANTE-EMV

La Conselleria de Obras Públicas ha comenzado los trabajos de construcción de la pasarela ciclopeatonal que unirá la pedanía de la Torre, a la altura de Sociópolis, con el barrio de San Marcelino sobrevolando el nuevo cauce del Turia y la V-30. Esta pasarela, que tiene trescientos metros de longitud y que estará segregada de los puentes convencionales por una cuestión de seguridad para ciclistas y peatones, estará financiada con fondos europeos y su construcción se prolongará a lo largo de dos años.

En la actualidad, ya existe un carril bici que conecta los municipios de Benetússer, Alfafar, Massanassa, Catarroja, Albal y Paiporta. Sin embargo, el trazado se acaba al llegar a la megaurbanización de la Torre conocida como Sociópolis, situada junto al nuevo cauce del río Turia.

Por este motivo, desde la Conselleria de Obras Públicas se puso en marcha un proyecto para construir una pasarela sobre el nuevo cauce que uniera la Torre y la capital y conectara ese carril bici con los carriles que luego conducen a todos los barrios de València desde el barrio de San Marcelino.

En la actualidad, la única forma de cruzar de una parte a otra es a través del puente de la calle José Soto Micó, con peores accesos y muchos más riesgos.

Para la financiación del proyecto (la obra se licitó por cerca de seis millones de euros), la Generalitat ha recurrido a fondos europeos Feder y la previsión es que los trabajos tengan una duración de 24 meses.

El proyecto prevé la construcción de una pasarela de 300 metros de longitud que completará el carril bici antes citado, cuya longitud es de un kilómetro y medio. La construcción tendrá escaleras y rampas adaptadas para personas con problemas de movilidad. Y a lo largo de todo el trazado se colocará alumbrado específico y puntos de descanso, una premisa que se repite a lo lago de todo el itinerario ciclopeatonal. Así mismo, se prevé la colocación de bandas separadas para ciclistas y peatones y barandillas de protección.

Los trabajos se encuentran ahora en una fase incipiente, por lo que no terminarán al menos hasta 2022.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats