Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cacsa se ajusta el cinturón tras perder el 70% de visitas e ingresos

Las inversiones se posponen y el gasto se ciñe al mantenimiento de los edificios

Trabajos para cambiar un cristal en l’Hemisfèric el viernes. | M.A.MONTESINOS

Trabajos para cambiar un cristal en l’Hemisfèric el viernes. | M.A.MONTESINOS

Montaje de la meta para la maratón. | J. M. LÓPEZ

La Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) afronta un año complicado tras los malos resultados del ejercicio 2020, claramente vinculados a la pandemia. El número de visitantes ha caído más de un 70%, los ingresos han bajado de 23 millones a poco más de 6, y solo la aportación de la Generalitat, que supera los 15 millones de euros, sostiene la entidad en tiempos especialmente complicados. Para este año, el gasto se va a centrar en la plantilla, que ha sufrido reajustes; las campañas promocionales y el mantenimiento de los edificios, dejando para más adelante las posibles inversiones en el complejo.

Según explicó Enrique Vidal, director de Cacsa, la situación vivida el año pasado ha sido devastadora para todo el sector del ocio y la cultura, por lo que el Museo Príncipe Felipe, l’Hemisfèric y l’Umbracle han sido también gravemente afectados. Según sus datos, el número de visitantes cayó más de un setenta por ciento, pasando de 900.000 a 250.000. Y en consecuencia, los ingresos también se han reducido notablemente, cayendo desde los 23 millones de 2019 a los poco más de 6 de 2020.

Esto ha obligado a constreñir el presupuesto de 2021, con ajustes en la plantilla y reducción o eliminación de las inversiones propiamente dichas, ciñendo el gasto al mantenimiento de los edificios, que es extremadamente elevado.

La entidad, sin embargo, cuenta con el soporte anual, que se mantiene este año, de la Generalitat Valenciana, su propietaria, que supera los 15 millones de euros. Esta aportación se ha ido reduciendo paulatinamente desde los 40 millones iniciales a los 15 más recientes debido al saneamiento de las cuentas de la entidad, que ahora vuelven a entrar directamente en números negativos.

La incógnita, pues, está en la evolución de la pandemia en los próximos meses. «Tenemos que recuperar la economía y la salud, y la salud mental», explica Vidal en referencia al tiempo que tardaremos en recuperar los hábitos anteriores a la llegada de la covid-19.

Desde Cacsa, desde luego, asegura que se están tomando todas las medidas necesarias para recuperar el pulso. «Estamos aplicando todas las medidas de seguridad que existen», dice Enrique Vidal, que recuerda que han sido los primeros en obtener el certificado de museo seguro y están pendientes del certificado de eventos seguros.

Además, no existen problemas de aforo, pues el tamaño de los edificios hace que habitualmente no estén al cien por cien. «Ojalá hubiera tanta gente que fuera necesario hacer colas», dice Vidal.

Por último, aceleran las campañas promocionales, algunas de ellas ya puestas en marcha, como los descuentos para sanitarios del 50%. «No sabemos como irá este año 2021. Nosotros lo tenemos todo abierto y con todas las medidas de seguridad, pero habrá que esperar a los próximos meses para ver cómo evoluciona todo», dijo el gerente de Cacsa.

Compartir el artículo

stats