Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Marina Auxiliante gana el pulso al ayuntamiento por la Lonja del Cabanyal

Peligra más de medio millón de euros del plan Arru para recuperar el edificio

La lonja del pescado, donde ahora viven más de 30 familias. | G.CABALLERO

La lonja del pescado, donde ahora viven más de 30 familias. | G.CABALLERO

Jarro de agua fría para el Ayuntamiento de València en sus planes de rehabilitación y usos para la Lonja del Cabanyal, la joya patrimonial del antiguo barrio de pescadores. La rehabilitación de este centenario edificio, habitado por 38 familias, lleva bloqueada más de dos años por el recurso judicial que presentó la Marina Auxiliante contra la decisión del consistorio de dar por caducada en 2018 la concesión a favor de la citada cofradía. Un intento de rescate de la concesión por caducidad que ahora acaba de anular por ser contrario a derecho el juzgado 3 de lo contencioso-administrativo. El presidente de la Marina Auxiliante, Melchor Gallart, manifestó ayer su «satisfacción» por el fallo que les da la razón, contra el cual cabría recurso ante el Tribunal Superior de Justicia.

La Marina Auxiliante, antigua cofradía de armadores del Cabanyal formada en la actualidad por 120 socios, la mayoría ya desvinculados de la actividad pesquera, argumentó en su recurso que la concesión sobre la Lonja se remonta a la época de Alfonso XII, que les cedió el edificio «de por vida». Posteriormente, se fijó en una duración de cien años para la concesión que, según la Marina Auxiliante, acabaría en el año 2063. La sentencia va más allá y reconoce que el uso demanial de la Lonja es por tiempo «ilimitado».

La sentencia que ahora, explicó Gallart, les da la razón anula el rescate de la concesión por parte del Ayuntamiento de València, dueño de los terrenos de la Lonja, declarada Bien de Relevancia Local, y deja en el aire el proyecto de rehabilitación del edificio impulsado con ayudas estatales del plan ARRU por el consistorio, que tenía asignado un presupuesto de 544.000 euros y un proyecto de restauración ya redactado.

La rehabilitación de la Lonja de Pescadores del Cabanyal, cuya cubierta y zona común central se iba a restaurar y acondicionar como espacio público de uso cultural y para exposiciones por parte del ayuntamiento, tendrá que esperar al resultado final contencioso con la antigua cofradía, que se resiste a ceder este patrimonio inmueble. La Marina Auxilante asegura que su intención es restaurar el edificio y optará a ayudas autonómicas, del propio ayuntamiento o europeas para rehabilitar la Lonja, que en su día fue segregada en 40 almacenes, más tarde convertidos en casas pero cuyo título de concesión unitario está en manos de la Marina Auxiliante.

El contencioso de la Lonja ha acabado dividiendo a los vecinos, parte de los cuales constituyó la plataforma Lonja Vullc, que reclama su derecho a regularizar sus casas. Esta plataforma se alineó en su momento con el ayuntamiento en el recurso interpuesto por la Marina Auxiliante porque aseguran «lo que queremos es poder rehabilitar nuestras casas».

El ayuntamiento hasta ahora ha descartado, para evitar la especulación inmobiliaria con este edificio protegido, de ubicación estratégica frente al mar, enajenar los terrenos de la Lonja. Algo que sí está haciendo con otras viviendas que ocupan suelo municipal como Pavimar.

Compartir el artículo

stats