30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura y Transparencia dejan el futuro del Metropol en manos del ayuntamiento

Ambas administraciones han advertido en dos informes que solo el Ayuntamiento es el competente para impedir el derribo del antiguo cine

31

Así era el antiguo cine Metropol JM López

Tanto la Conselleria de Cultura como la de Transparencia y Memoria Democrática ya determinaron en dos dictámenes publicados hace tiempo que el edificio del antiguo cine Metropol no tiene suficiente valor arquitectónico o incluso histórico, -desde el punto de vista de la València capital de la II República-, para que merezca una protección especial y por tanto no hay razones que justifiquen que no sea derribado -parcial o totalmente- para construir un hotel.

En el caso de Cultura, la Conselleria ya emitió un informe en 2017 a petición de la ARC Constantí Llombart en la que determinaba que el Ayuntamiento de València es el competente en la realización o modificación de los Catálogos de Bienes y Espacios protegidos de la ciudad. Por tanto, es la administración local quien deberá realizar un estudio sobre los valores arquitectónicos y culturales del inmueble y pronunciarse sobre la necesidad de incluir el edificio en el Catálogo del municipio. Con todo, tras visitar los técnicos de Cultura la finca situada en la calle Hernán Cortés 9 no se encontraron «valores arquitectónicos singularmente destacables para ser considerado Bien de Relevancia Local». No obstante, la Conselleria le reclamó al Ayuntamiento que elaborase un informe multidisciplinar para abordar la posible conservación del inmueble, desde el punto de vista de la memoria histórica o de su relevancia como símbolo cultural.

Con todo, el escrito de la directora general de Patrimonio Carmen Amoraga aconsejaba que en caso de derribo se mantuviesen las líneas compositivas generales de la fachada, así como elementos con valores históricos, tales como la singular decoración y tipografía del letrero del cine, similar a la empleada en los refugios antiaéreos de la Guerra Civil.

Ayer, fuentes de la Conselleria de Cultura señalaron a Levante-EMV que aún no han recibido el informe de los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento, -desvelado por este diario en su edición del miércoles-, en el que el consistorio solicita al departamento de Vicent Marzà que adopte medidas cautelares para evitar el derribo y si procede que lo declare Bien de Relevancia Local (BRL). Por tanto, no quisieron manifestarse ante esta nueva consulta del «cap-i-casal».

Otras fuentes consultadas por este periódico recordaron que el cine Metropol, obra del arquitecto Javier Goerlich, carece de cualquier protección patrimonial y que es el Ayuntamiento de València «la única administración competente para realizar tanto los informes como para emprender las acciones que considere oportunas». Derribar o no derribar, declarar BRL o no declararlo. En esta línea se manifestaron ayer fuentes de la Conselleria de Transparencia y de Calidad Democrática, que apuntaron que el departamento de Rosa Pérez está elaborando un informe sobre los valores relacionados con la memoria histórica que puede tener el Metropol.

Sin embargo, las mismas fuentes subrayaron que un comité de expertos ya determinó en otro informe anterior, datado hace meses, que el inmueble no forma parte de los espacios realmente «emblemáticos y significativos» de la II República y la Guerra Civil en València o en la Comunitat Valenciana como sí lo son, por ejemplo, el campo de concentración franquista de Albatera o el Cementerio de Paterna. Por tanto, no posee otros valores culturales o históricos que justifiquen su protección.

Además, estas fuentes de la Conselleria de Transparencia subrayaron que la competencia para proteger este inmueble «la tiene el Ayuntamiento y que es esta administración la que debería protegerlo». Calidad Democrática, subrayaron las mismas fuentes, «tiene que elegir muy bien», los espacios en los que interviene, poniendo siempre por delante, sus valores memorialísticos y «simbólicos».

Así las cosas, todo apunta a que en las próximas semanas, pese a que no era la voluntad del alcalde Joan Ribó (Compromís) ni de la vicealcaldesa Sandra Gómez (PSOE), el Ayuntamiento de València se verá obligado a conceder la licencia a la empresa propietaria del cine Metropol para que proceda a iniciar las obras y derribe el edificio para construir un hotel de 52 habitaciones en su lugar. El consistorio recurrió al Consell Valencià de Cultura y a la Academia de Bellas Artes, pero en ambos casos le negaron que el Metropol tenga suficiente valor arquitectónico así que al final deberá dar licencia si no quiere que los propietarios acudan a los juzgados y le reclamen una indemnización.

Compartir el artículo

stats