Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaime Sancho

"Muchas de las rogativas a la Virgen las debemos a Youtube"

El rector de la Basílica asegura que «lo sucedido no se debe considerar un castigo divino, pero sí una forma de entender que hay algo más allá de este mundo y que tenemos confianza en Dios»

Jaime Sancho, con la imagen de la Virgen en el interior de la Basílica. f.calabuig

Hace cien años, como hace doscientos, lo clásico en pandemias era sacar santos y vírgenes en rogativa. En esta ocasión poco se ha podido sacar. ¿Cómo se ha gestionado la necesidad para la gente?

El tiempo ha sido muy difícil para muchísima gente. El encierro, los problemas del trabajo, las desgracias... hemos tenido tiempos en el que no podíamos hacer nada. Se han quedado muchas cosas por hacer y la verdad es que se ha podido pedir la intercesión gracias a los medios de expresión y comunicación. No hemos podido acceder a procesiones, pero las salidas del Maremóvil se agradecieron mucho. Y hemos tenido las transmisiones de televisión, al Youtube de la Virgen se le deben muchas rogativas. Eso es seguro. No sé a cuantos hemos llegado, pero sé que a muchos. Ha sido muy grande la oración en ese sentido.

¿Se puede decir que la fe se ha adaptado a la modernidad?

Se puede decir que estaba preparada. Nos hemos beneficiado de lo que estaba hecho previamente, incluyendo cámaras de televisión, transmisiones...

En situaciones tan excepcionales, ¿se gana o se pierde fe?

Lo que intentamos explicar desde la Iglesia es que la vida tiene unos recursos naturales, unas leyes de la naturaleza. Existen las pandemias, como existen los terremotos, que no se deben considerar como un castigo divino. Pero sí que son avisos que nos hacen pensar que hay algo mas allá de este mundo y que tenemos una confianza en Dios padre y en la Virgen. Y eso se ha notado.

¿Este tipo de situaciones, esto es más un «tema» de Dios o de la Virgen?

Son distintas las relaciones. El papa Juan Pablo I dijo una vez que «Dios, más que Padre, es Madre». Entonces ocasionó mucho revuelo. La paternidad de Dios no es una paternidad como la humana. Es un sentido que incluye la creación, la providencia... pero la virgen es una imagen maternal, qué duda cabe. En Dios se unen las dos dimensiones. Para nosotros, la Virgen es la que recomienda, la que apoya. No es Isabel la Católica, es alguien de la que suponemos que vive su alma. No tenemos su tumba, no está su cuerpo en la tierra, es un corazón humano que late junto a Dios. Por eso le rogamos.

Van a ser unas Fiestas de la Virgen-Covid, ¿como se esperan las Fallas-Covid?

Hay que recordar que el año pasado no hubo nada, nada. Este año tenemos más posibilidades y ha habido muy buena voluntad por parte de Ayuntamiento y Consellería. Intervenían muchas partes para poder hacer todo lo posible, como la Misa restringida de público, la de la Catedral y el paso del Maremóvil por una ruta improvisada. Creo que hay que verlo con satisfacción poder regresar aunque sea así.

La fiesta de la patrona es, sobre todo, contacto: Dansà, Descoberta, Missa d’Infants, Traslado, Procesión, Ronda, Besamanos... ¿qué posibilidades ve de que en 2022 vuelva a ser una fiesta normal?

Los que saben dicen que volveremos a una normalidad que no será igual a la de antes. La Humanidad sufre cambios, pero no sabemos cómo será éste. No sé si los viejos como yo deberemos llevar siempre mascarilla. Pero es en la religión como en el fútbol o en las rebajas y tendrá las mismas condiciones. Ojalá no haya que cambiar nada porque es importante para nosotros, como lo es para el turismo, el comercio...

¿Pero le da miedo que el Traslado no vuelva a ser el mismo, por poner un ejemplo?

Las personas entramos a la Virgen por muchas puertas. Todo depende de la vacunación y de su éxito. Enfermedades infecciosas hay en todas partes. Convivimos con el cólera, el tifus, el Sida... ¿se acuerda de lo que supuso el Sida? La vida cambio, pero luego siguió. No puedo saberlo, de verdad. Vamos a esperar.

El calendario festivo ha tenido en los actos religiosos casi una tabla de salvación.

Pensemos que la fe es el origen de todo en las fiestas. Sobre todo entre los católicos. El carnaval en Alemania se celebra en la zona católica y existe por la Cuaresma. Las fiestas ocupan todas las dimensiones de la vida, pero tiene esta manifestación expresiva que en el mundo católico es importante. Y se ha podido hacer.

Compartir el artículo

stats