Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hosteleros que no retiren las terrazas el día 12 serán sancionados

Espacio Público aduce que los excesos cometidos «tensionan» la convivencia en los barrios

Una de las terrazas de hostelería ampliadas de València. | M.A.MONTESINOS

El Ayuntamiento de València no cede a las presiones de los hosteleros, que se han manifestado en los últimos días para pedir una moratoria en la retirada de calzadas y aceras de la ampliación de las terrazas autorizada hace año y medio para paliar las pérdidas del sector por el coronavirus. La delegación de Espacio Público será expeditiva con la orden de retirada «inmediata» de las terrazas decretada para el próximo 12 de octubre, festividad del Pilar.

El incumplimiento de la orden de desmontar las mesas, sillas, parasoles, mamparas y otros elementos auxiliares «conllevará, previa comprobación por los agentes de la autoridad, laretirada inmediata de las terrazas» y la apertura, si procede, del correspondiente expediente sancionador. Así lo recoge la moción de la concejala de Ocupación de Vía Pública, Lucía Beamud, aprobada ayer por la junta de gobierno que ordena el desmantelamiento «inmediato» de las terrazas el próximo martes. La moción impulsada por Beamud expone que con la vacunación de la población «se camina hacia una nueva normalidad» que permitirá que la ciudad «se convierta de nuevo en un espacio social de pacífica convivencia». Una convivencia que, añade, «en los últimos meses se ha visto afectada como consecuencia de la ocupación, en algunos casos desmedida, de estas ampliaciones temporales de las terrazas de hostelería existiendo actualmente zonas concretas de la ciudad tensionadas en lo relativo al uso del espacio público». Por todo ello, añade, «es aconsejable revertir esta situación y recuperar la normalidad».

La autorización para la ampliación de hasta el 50% de la superificie de las terrazas, aprobada en mayo de 2020, quedará sin efecto en la madrugada del 12 de octubre, una vez levantadas las restriccines sanitarias y permitida ya la ocupación al cien por cien de las terrazas al aire libre. En València, fueron 670 las cafeterías y restaurantes que se acogieron a la medida que permitió ampliar «excepcional y temporal» las instalaciones y ocupar la calzada para garantizar las distancias de seguridad exigidas por la pandemia.

El ayuntamiento ordena así la retirada inmediata de la zona de la terraza correspondiente a la ampliación temporal «dejando de hacer uso de la misma» y procediendo a «la retirada de la exposición al público» del plano y las indicaciones relativos a la citada ampliación, «debiendo quedar únicamente expuestos la resolución y plano de la terraza autorizada con carácter permanente por parte del ayuntamiento». La moción aprobada por la junta de gobierno ordena asimismo la retirada «de los elementos auxiliares que ocupen el dominio público, tales como separadores, mamparas y señalizaciones que hayan formado parte de la ampliación temporal». La vuelta a la normalidad ha rebelado a los hosteleros, que se han manifestado en los últimos días en la calle para pedir al alcalde, Joan Ribó, que recapacite y apruebe una moratoria hasta diciembre como están haciendo en muchas ciudades. «La economía no se ha recuperado», añaden.

Los hosteleros no entienden el rechazo de los vecinos a las terrazas que permiten estar en la calle, «que es donde preferiblemente quieren estar los clientes y no dentro apretujados». «No confundamos lo que ocurre en la vía pública [en alusión a los botellones], con las terrazas», apuntaron sus representantes durante la manifestación de este jueves, en la que expresaron su «impotencia total ante una medida irracional». Este colectivo profesional y empresarial se plantea incluso acudir a los tribunales para parar o revertir la decisión de tener que quitar las terrazas.

Compartir el artículo

stats