Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un empresario valenciano se libera de pagar una deuda de 102.829 euros

El Ayuntamiento de València y la Tesorería General de la Seguridad Social no cobrarán el dinero

Un empresario de València ha conseguido liberar todas las deudas acumuladas, tanto de entidades públicas como privadas, y que ascendían a un total de 102.829,72 gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Este emprendedor valenciano, inmerso en una situación delicada, acumulaba créditos con el objetivo de salvar su comercio, lo que le supuso incurrir en impagos. Ante esta postura, acudió a la Asociación de Ayuda al Endeudamiento para evitar el pago de las deudas pendientes a pesar de la oposición del Ayuntamiento de València y la Tesorería General de la Seguridad Social.

Durante el proceso, el empresario consiguió el suspenso de cualquier proceso de embargo hasta que se resolviese el caso, lo cual según la asociación supuso «un respiro importante y una mejora en su situación personal, ya que tenía miedo de perder su vivienda».

Tras la cancelación de las deudas, el Ayuntamiento de València y la Tesorería General de la Seguridad Social presentaron incidentes ante la propuesta de pago por parte del deudor, pero la magistrada señaló que «han sido desestimadas por sentencias firmes». Por ello, las administraciones no podrán reclamar ningún pago más ni interponer ningún recurso debido a su carácter firme.

Deuda tras la crisis de 2008

Por otra parte, esta asociación también ha conseguido que un matrimonio inmerso en un procedimiento concursal haya sido liberado de pagar 178.400 euros y de figurar en cualquier fichero de morosidad.

El proceso se inició el pasado 2014, tras verse afectados por la crisis de 2008, momento en el que la Ley de la Segunda Oportunidad todavía no estaba vigente. Por ello, la abogada del caso, Andrea Olcina, ha señalado que «tuvimos que hacer un esfuerzo extra para justificar la buena fe de los asociados». Desde la asociación señalaron que este proceso se prolongó durante siete años, en los que, en sus palabras, «vivieron un carrusel de emociones, aunque también momentos de incertidumbre al ver cómo se alargaba su caso, en que parecía que no se iba a conseguir el perdón».

La Asociación de Ayuda al Endeudamiento explica que hay que cumplir una serie de requisitos para conseguir la condonación definitiva de las deudas. Así, se debe acreditar la buena fe de la persona deudora, no tener antecedentes penales económicos y proponer un plan de pago acorde a sus ingresos financieros. Además, exponen que la persona interesada no puede haberse acogido a esta ley en los últimos diez años.

Compartir el artículo

stats