Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una década en el ostracismo para el Jardín del Hospital

Los grafitis han dañado las estatuas y los restos arqueológicos

Solar pendiente de ser cedido a la Diputación. | LEVANTE-EMV

Casi una década después de su remodelación, todavía queda pendiente el ajardinamiento de cerca de 4.000 metros cuadrados de parcela, en la parte recayente a la Calle del Hospital, a la espera de que el gobierno central ceda su titularidad a la Diputación para dicho propósito. Así lo ha explicado el concejal del Grupo Municipal Popular Carlos Mundina, quien ha lamentado que, dos años después de presentar una iniciativa a tal fin, «todavía no se hayan realizado las gestiones oportunas para culminar el Jardín del Hospital, el mayor en tamaño de toda Ciutat Vella, según el proyecto del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra».

Las zonas ajardinadas están descuidadas. | LEVANTE-EMV

Como destaca Carlos Mundina, «el Jardín del Hospital sigue estando igualmente falto de un elemento divulgativo, fundamental para la lectura didáctica de este lugar emblemático, así como para la comprensión de su significación histórica para el conjunto de la ciudad, resultando los restos arqueológicos que aún se conservan, en ausencia de este elemento, totalmente ininteligibles para los vecinos y turistas que se acercan a dicho enclave». Por dicha razón, los populares han vuelto a insistir en la necesidad de instalar varios paneles informativos dentro del jardín, en la línea de las recomendaciones realizadas por el Consell Valencià de Cultura.

Una década en el ostracismo para el Jardín del Hospital

Asimismo, «el Jardín del Hospital sigue presentando en la actualidad algunas de las patologías previas a su reforma: suciedad generalizada, fisuras en algunas esculturas, uso inadecuado del mobiliario urbano como pistas de skate, entre otras muchas», ha lamentado Carlos Mundina. Igualmente, las pintadas han vuelto a cubrir muchas de las columnas y de los monumentos del jardín –los dedicados a Esculapio y al historiador Nicolau Primitiu–, principalmente en la zona arqueológica y en los solares pendientes de cesión. La zona situada por debajo del nivel de la cota de la calle es refugio habitual de sintechos. De acuerdo con el acta de cesión a la Diputación Provincial de Valencia de las obras de ordenación de los espacios exteriores del MuVIM, de 4 de diciembre de 2012, el Ayuntamiento de València asume desde esa fecha la competencia de la gestión del servicio público del Jardín del Hospital, correspondiendo a la Diputación el mantenimiento de las obras artísticas y de los restos arqueológicos ubicados en el jardín, como propietaria de los mismos. Como denuncia Mundina, «aunque el Ayuntamiento debe colaborar con la Diputación en su custodia, a través del Servicio municipal de Jardinería y de la Policía Local, informando a esta última de cualquier incidencia, por desgracia, esta estipulación no se está cumpliendo en estos momentos».

Una década en el ostracismo para el Jardín del Hospital

A la vista de lo anterior, Carlos Mundina ha reclamado que se mejore el mantenimiento y la conservación del Jardín del Hospital, replantando los ejemplares arbóreos faltantes, así como las unidades arbustivas en mal estado, y dotando de una mayor frondosidad a la parte más próxima al túnel de Guillem de Castro, a modo de barrera vegetal que amortigüe la contaminación acústica generada por la circulación de vehículos. El edil popular ha solicitado también que se refuerce la presencia policial en la zona, especialmente en horario nocturno, cuando la percepción de una mayor impunidad anima a la comisión de este tipo de actos vandálicos, y que se restauren de inmediato las obras escultóricas actualmente dañadas.

Primer sanatorio mental

Como ha recordado Carlos Mundina, el Jardín del Hospital ocupa el solar del antiguo Hospital de los Pobres Inocentes, considerado el primer sanatorio mental del occidente medieval. Construido en el año 1409 bajo el impulso del Padre Juan Gilabert Jofré, en él se daría por primera vez tratamiento médico hospitalizado a los enfermos mentales, desatendidos desgraciadamente hasta ese momento.

Los grafitis se han apoderado de las baldas donde se ubican los restos arqueológicos. También hay pintadas en varias estatuas.

Compartir el artículo

stats