Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bloqueo del parque acuático agrava la ruina de las alquerías del 'Pouet'

El plan de rehabilitación ya estaba cerrado y ahora deberá reformularse

El bloqueo del parque acuático agrava la ruina de las alquerías del «Pouet»

El rechazo al proyecto del parque acuático multiaventura proyectado por la empresa Rain Forest en los terrenos de la ampliación del Bioparc por parte de la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, que lo consideró hace unos días inviable por su elevado consumo de agua deja en el aire el futuro del conjunto de alquerías del Pouet, o lo que queda de ellas. En el proyecto básico se iban a rehabilitar para convertirlas en la zona de acceso y restauración del complejo de ocio. El bloqueo o, en el mejor de los casos, la reformulación del proyecto que ahora reclaman los socios del PSPV en el gobierno del Rialto liderado por Joan Ribó, de Compromís, valedor inicialmente de la propuesta de Rain Forest, supondrá nuevos retrasos en la rehabilitación de la alquerías. De hecho, la pieza más valiosa, la alquería del Rey, es un ejemplo de arquitectura rural de planta basilical único, cuya pared se vino parcialmente a tierra tras unas intensas lluvias.

El bloqueo del parque acuático agrava la ruina de las alquerías del «Pouet»

El abandono de las alquerías después de la expropiación de sus últimos habitantes para la construcción del parque ha rebelado a los vecinos de Campanar que exigen soluciones ya para el conjunto y su recuperación urgente. El proyecto de rehabilitación de las alquerías que Rain Forest encargó al despacho del arquitecto Carmel Gradolí ya está terminado y la previsión era presentarlo en las próximas semanas.

Sin embargo el rechazo al parque acuático, del que las alquerías son pieza fundamental como punto de acceso y espacio de restauración del complejo, obligará a revisar y ajustar nuevamente el plan, en función de los nuevos usos que se establezcan para los terrenos de la ampliación.

La empresa concesionaria está ahora a la espera de una respuesta oficial del ayuntamiento al nuevo proyecto del parque acuático en el que a petición de la Concejalía del Ciclo del Agua se hicieron ajustes para reducir el consumo de agua y en todo caso mejorar los sistemas de reutilización y aprovechamiento del escaso recurso.

La negativa al proyecto del parque acuático que Rain Forest presentó en 2019 llega por tanto después de modificar el planteamiento inicial para hacerlo más sostenible y mantener varias reuniones con los responsables municipales. Tal como informó Levante-EMV, los promotores del parque confiaban en una respuesta positiva del consistorio, pero se han encontrado con el pronunciamiento de la vicealcaldesa en el marco de una reunión con los vecinos de Campanar en la que estos expresaron su rechazo frontal al proyecto.

La previsión de Rain Forest es hacer un parque multiaventura en una extensión de 37.000 metros cuadrados, con una inversión que rondaría los 25 millones de euros. El proyecto inicial consumía 300 metros cúbicos diarios de agua, demasiada para el Ayuntamiento de València, que pidió una revisión del plan para hacerlo más sostenible. La nueva propuesta estaba en espera de respuesta oficial por parte del ayuntamiento. En Alcaldía se sigue trabajando, según ha sabido este diario, para llegar a un punto de acuerdo entre vecinos y promotores del parque de ocio.

Entre tanto, la ruina avanza en la alquería del Rey, donde el despacho de arquitectura de Gradoli ha realizado un estudio de daños que concluye que el edificio puede rehabilitarse aún. Si bien, ante los nuevos retrasos y ajustes en el proyecto, es necesario acometer una intervención de urgencia.

Una intervención que requiere recursos económicos por parte de la empresa concesionaria (Rain Forest) a la que el ayuntamiento ha inyectado ya 3,3 millones de euros para compensar las pérdidas por el cierre del recinto durante los meses de la pandemia.

Compartir el artículo

stats