Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muralla romana no se señalizará en la plaza de la Reina

Los informes arqueológicos constatan que no hay evidencias del monumento defensivo porque se dio orden de tapar sin terminar de excavar

Zanja en la que aparecieron restos de muros del siglo V y VI

Los restos de la muralla de época romana de la plaza de la Reina no se señalizarán con un pavimento diferenciado tal estaba previsto en el proyecto inicial, donde también se planteó una cripta arqueológica para mostrar las ruinas que aflorasen en las obras de reurbanización y peatonalización de la plaza. La comisión técnica de Patrimonio del ayuntamiento, que inicialmente valoró la señalización sobre el pavimento del trazado de la muralla, ha revisado este planteamiento y determinado que no se marque ante la "ausencia de indicios previos ni posteriores de la existencia de dicha muralla", según informaron fuentes municipales.

Las obras de la plaza de la Reina que arrancaron en abril de 2021 estuvieron casi paradas durante varios meses a raíz de la aparición al norte de la plaza, a los pies de la catedral, de unos grandes sillares del siglo V que se asociaron a un edificio destacado e incluso a una muralla de época tardorromana. Tras meses de impás, el ayuntamiento y de la Conselleria de Cultura acordaron tapar los restos arqueológicos y aplazar "sine die" tanto las catas arqueológicas pendientes en el proyecto, dirigido por el arquitecto José María Tomás, como la excavación en extensión que llegó a anunciar la Concejalía de Movilidad Sostenible, impulsora de la obra. Todo en aras de cumplir con los plazos de finalización de las obras, que bloquean una plaza de uso intensivo donde se celebran entre otros eventos multitudinarios la Ofrenda a la Mare de Deu, que este año ha tenido que ser desviada. Las obras con todo se han retrasado hasta finales de julio.

La Comisión Técnica de Patrimonio acordó en su última reunión que no se señale sobre el pavimento la trama de la muralla romana ante la falta de evidencias arqueológicas sobre su localización exacta y a la luz del informe arqueológico de la dirección de las excavaciones recabado por dicha comisión municipal para determinar si era posible marcar sobre el pavimento el monumento defensivo perdido.

El informe arqueológico al que ha tenido acceso este diario expone que el trazado de la muralla de época romana republicana que figura en el proyecto de las obras de la plaza de la Reina es "hipotético, propuesto por algunos investigadores y basado en los restos arqueológicos localizados en las excavaciones arqueológicas cercanas a la plaza". Parece evidente, añade el informe, que "el cierre de la ciudad en época republicana se encontraba al norte de la plaza de la Reina, pero el sitio exacto actualmente se desconoce". "Para poder localizar la posible muralla de época romana-republicana en el perímetro norte de la plaza se tiene que excavar al menos hasta los tres metros de profundidad". Sin embargo, los trabajos que se han llevado a cabo bajo la dirección de la arqueóloga Marisa Serrano, que no han sido una excavación arqueológica en sí sino un seguimiento de las zanjas perimetrales de las obras para la instalación de los servicios de infraestructura, solo han llegado a un metro de profundidad.

En el proyecto de obras figuraban cuatro catas, dos de ellas al norte de la plaza para localización de la muralla, de las que solo se realizó una, quedando anuladas el resto por decisión de las administraciones competentes, expone el informe. En la cata ejecutada, se excavó a mayor profundidad, pero no hasta los niveles romano-republicanos debido a que se localizó un muro de mampostería de cierta entidad, datado en el siglo VI y en forma de "U", que ocupaba prácticamente toda la cata y que continuaba fuera de ella, al no poder documentarse en toda su longitud debido a las pequeñas dimensiones de la cata, y no poder ampliarla, se conservó el muro in situ. El pequeño sondeo realizado junto a esta estructura no permitió por otro lado ver indicios de la muralla.

Para saber si la muralla de época romana republicana discurre por el norte de la plaza de la Reina, se tendrían que realizar excavaciones arqueológicas hasta la cota en la que se encontraba la ciudad en esta época, que según las excavaciones realizadas en los solares cercanos es en torno a los tres o cuatro metros de profundidad, "profundidad no alcanzada en ninguna zanja, ni catas o sondeo realizados", insiste el informe arqueológico.

El informe arqueológico es claro y asegura que en las excavaciones arqueológicas efectuadas en la plaza de la Reina en 2021 "no se ha encontrado ninguna estructura perteneciente a la muralla de época romana republicana". Sin restos arqueológicos y evidencias científicas es imposible señalizar la muralla.

Compartir el artículo

stats