Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Las cámaras del centro ya han multado a más de 55.000 conductores en 5 meses

Más de 7.000 valencianos han sido sancionados más de una vez y el ayuntamiento podría recaudar hasta 3,3 millones

Cámara ubicada junto al Centro Cultural de la Beneficiencia. Francisco Calabuig

Las restricciones al tráfico en el centro histórico han supuesto un duro correctivo económico para más de 55.000 conductores de la ciudad y del área metropolitana, que han visto cómo se les han sancionado con 60 euros, desde que hace 5 meses se puso en marcha el Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella Nord. La puesta en marcha de las cámaras ha provocado un aluvión de multas que están en trámite y que podrían dejar en las arcas del Ayuntamiento de València hasta 3,3 millones de euros, si todas se materializan.

La puesta en marcha de la APR ha provocado el rechazo de la oposición pero también de diversos colectivos y sectores profesionales como la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, los Vendedores del Mercado Central, la comunidad escolar del CEIP Santa Teresa y de Amics del Carme, colectivo que propuso su creación pero que se ha desmarcado de su ejecución.

El balance de la actividad sancionadora de las cámaras es muy revelador. Por ejemplo, la portavoz del PP María José Catalá afirma que hasta mediados del mes de mayo el consistorio ya había recaudado 460.000 euros, según respuestas del gobierno municipal al Grupo Popular. «También la polémica cámara de plaza de Brujas, para la que vendedores, clientes y repartidores del Mercado Central han pedido su desconexión ya, y en la que se han tramitado 6.376 sanciones», apunta la concejala.

Como revelan los populares, las 55.543 son ya «sanciones firmes y 45.846 han sido notificadas a los infractores", también según la respuesta enviada al PP. «Es una cifra muy elevada y demuestra que la campaña informativa del gobierno municipal no ha funcionado». Los populares insisten en que se anule la cámara de acceso norte, porque se puso en marcha «sin campaña informativa previa como sí se hizo con el resto y esto ha provocado que se haya multado a numerosos vecinos que desconocían de su activación afectando especialmente a las 800 furgonetas, que cada día acuden al Mercado Central, con productos fresco; y a clientes».

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Fernando Giner considera «una auténtica vergüenza» que se hayan impuesto más de 50.000 sanciones, «sin el más mínimo reparo ni empatía por el barrio»

Además, el portavoz de la formación liberal también considera «demoledor» el dato de conductores que han sido denunciados más de una vez: «7.200 personas han tenido que pagar más de una sanción por haber entrado con el coche en Ciutat Vella». Si fueran dos o tres, reflexiona, «podríamos considerarlo un despiste o un error propio, pero cuando el número se dispara tanto, lo que se confirma es lo que llevamos avisando desde el principio: no se ha realizado una campaña informativa en condiciones». En el caso de los vendedores del Mercado Central hay alguno que ha recibido decenas de multas, que hasta hace pocas semanas, confiaban en que el gobierno municipal liderado por Joan Ribó y Sandra Gómez iba a arbitrar una solución para que no les cobrasen.

Compartir el artículo

stats