Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez obras de arte para unir "emocionalmente" el metro con sus barrios

En Amado Granell y Russafa hay, además, dos gigantescos murales de Paco Roca y el Zedre

Panel de la estación de Moreres, obra de Simone Virgini. m.aMONTESINOS

Ocho paneles y dos grandes murales para las ocho estaciones de metro-tranvía que componen la nueva línea10 de Metrovalencia, que desde el pasado martes une el centro de la ciudad (la calle Alacant) con Natzaret pasando por la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Se trata de composiciones de distintos tamaños, mayores en andenes interiores y de pequeño formato en los andenes externos, en los que diferentes artistas han plasmado la identidad de cada una de las zonas donde se ubican.

Obra de Irene Pérez para Quatre Carreres. m.a.montesinos

Según dijo en su día el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, con este tipo de iniciativas «la Generalitat quiere reforzar el vínculo emocional entre las infraestructuras y los vecinos y vecinas de los barrios de València» para, tal y como explicó, «combinar, a través del arte de los ilustradores, la cultura valenciana con las infraestructuras, ya que no solo reflejan una ubicación física, sino también una ubicación emocional».

Representación de la calle Alacant, de Diego Blanco. m.a.montesinos

Para elegir a los ocho artistas de los ocho paneles, el jurado tuvo sobre la mesa noventa propuestas, cada una con una visión personal del barrio y un modo muy distinto de crear. Finalmente, Diego Blanco ha realizado el panel de la estación de Alacant; Mar Hernández «Malota» el de Russafa; Pau Valls el de Amado Granell/Montolivet; Irene Pérez el de Quatre Carreres; Víctor Visa el correspondiente a Ciutat Arts i Ciències/Justícia; Ángela Fernández del Campo el de Oceanogràfic; Simone Virgini el perteneciente a Moreres, y Elga Fernández Lamas el de la estación final de Natzaret. Además, en las estaciones de Amado Granell y Russafa hay dos grandes murales de Paco Roca y 4 integrantes de la Asociación Cultural Zedre respectivamente.

Paco Roca es el autor del mural de Amado Granell. m.a.momtesinos

El de Paco Roca está dedicado a la figura del militar valenciano que participó en la liberación de París durante la Segunda Guerra Mundial. Premio Nacional de Cómic y condecorado con la Alta Distinción de la Generalitat, Roca Rinde homenaje a Amado Granell Mesado, republicano, exiliado, y teniente de la mítica compañía «La Nueve» del ejército de la Francia Libre.

Mister Simón, Azucena González, Nero y Unamesa han dado imagen a Russafa por partida doble. m.a.montesinos

La idea del mural, en palabras del propio Paco Roca, que también ha contado la vida y trayectoria de Amado Granell en el cómic «Los surcos del azar», es «mostrar una parte de su vida: su salida de España a bordo del Stanbrook, su llegada en Orán, y su decisión de alistarse en el ejército francés para seguir su lucha contra el fascismo».

Víctor Visa y su interpretación de la Ciudad de las Ciencias. m.a.montesinos

El mural muestra también cómo «La Nueve» llega al Reino Unido, desembarca en Normandía y, junto al resto de españoles de la compañía, son los primeros en entrar en París. La ilustración refleja también un tiempo de cambios, su regreso a España, la democracia y la creación de una Europa unida.

La visión del Oceanogràfic es de Ángela Fernández del Campo. m.a.montesinos

«Amado Granell simboliza la tristeza del exilio de tantos españoles, su lucha fuera del país para vencer al fascismo y al nazismo. Gracias a su sacrificio, su lucha y su victoria tenemos hoy las democracias en Europa y en España», explicó sobre su obra Paco Roca.

Panel de Natzaret, de Elga Fernández Lamas. m.a.montesinos

Destaca, así mismo, el trabajo colosal realizado en la estación de Russafa en colaboración con la Asociación Cultural Zedre, dos murales artísticos de gran formato que se han instalado en las paredes frontales de los dos andenes.

Diez obras de arte para unir «emocionalmente» el metro con sus barrios

Las obras ocupan todo el muro del andén de cada uno de los niveles de la estación, con una extensión por mural de más de doscientos metros cuadrados. La pieza del primer piso es obra de los artistas Mr. Simon y Azucena González, y ofrece su particular y colorida visión de la movilidad sostenible. El segundo mural es obra de la dupla artística formada por Nero y Unamesa, que reflejan de manera secuencial la evolución experimentada por el barrio de Russafa.

Mr Simon y Azucena González aúnan sus estilos para crear un paisaje mediterráneo dónde la abstracción y la representación se fusionan. La obra de Nero y Unamesa dedicada al barrio de Russafa representa al inicio de la pared uno de los brazos de la acequia de Rovella que suministraba de agua el barrio, antiguo jardín árabe. En la segunda parte del mural la acequia se va desfragmentando por la llegada de los distintos pobladores a la zona y en una última parte esa acequia partida en trozos se convierte en líneas rectas y angulosas que representan el urbanismo del siglo XX que actualmente conocemos.

Estos murales, que ya pueden visitarse en cada una de las estaciones de la Línea10, aspiran a convertirse en un referente cultural, además de acompañar a diario a los 4 millones de pasajeros que llegará a tener este trayecto. De hecho, ya ha sido una grata sorpresa para quienes han inaugurado los trenes en su día a día.

Compartir el artículo

stats