Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retraso del plan de Nazaret puede causar daños en edificios singulares

Los técnicos municipales advierten de efectos «irreparables» para el patrimonio

Inmueble de Nazaret, en avanzado estado de deterioro . levante-emv

El retraso en la aprobación del Plan Especial del Área Especial número 10 de Nazaret y Cocoteros, en la ciudad de València, ha provocado que el futuro de edificios y construcciones históricas y singulares esté en el aire, e incluso se vea amenazado. El próximo 14 de agosto expirará el plazo de suspensión de licencias para esta zona, que se aprobó en el pleno del ayuntamiento hace dos años como medida preventiva y mientras se procedía a la tramitación de este Plan Especial. Aquella moratoria prohibía otorgar nuevas licencias de derribo o de obras mayores que pudieran alterar la estructura de los inmuebles de más interés. Solo se habilitaba a los dueños para efectuar pequeñas reformas.

Bloque de viviendas de la denominada área 10. levante-emv

Sin embargo, debido a diversas circunstancias, el documento urbanístico sigue atascado en la Conselleria de Cultura lo que como advierte el Servicio Municipal de Planeamiento del Ayuntamiento de València a la Dirección Territorial de Cultura y Deporte (Generalitat Valenciana), en un informe de 4 de mayo de 2022, puede provocar daños irreparables en el patrimonio de Nazaret.

Edificio que dejará de estar catalogado. levante-emv

De hecho, el referido dictamen determina que el vencimiento del citado plazo «podría provocar una pérdida irreparable de valores patrimoniales si se solicitasen licencias en edificios susceptibles de catalogarse» pero que en la actualidad carecen de protección patrimonial.

Por tanto, a partir del 14 de agosto, los titulares de estas construcciones singulares -cuando no catalogadas o en proceso de ser catalogadas-, podrán solicitar, por ejemplo, la correspondiente licencia de derribo, a pesar de su interés patrimonial, al no estar todavía aprobado el Plan Especial que los protege.

Este de Nazaret y Cocoteros no es un caso puntual pues el Plan Especial del Cabanyal-Canyamelar, está igualmente atascado, impidiendo el desarrollo urbanístico de este sector. Por ende, tanto en Nazaret, como en el Cabanyal y en Patraix, también caducaron los períodos de suspensión de licencias sin que se aprobasen estos planes especiales.

En el cruce de documentación administrativa, con motivo de la ordenación urbanística de esta área funcional número 10, han vuelto a quedar de manifiesto los desencuentros que mantienen la Conselleria de Cultura y el área de Urbanismo del ayuntamiento a cuenta de diversos planes localizados en los barrios de la ciudad.

Por ejemplo, hay que recordar el reciente cruce de acusaciones entre ambas administraciones por el envío, fuera de plazo, del informe de la Dirección General de Cultura preceptivo para la aprobación del Plan Especial del Cabanyal donde se indicaban hasta 62 subsanaciones a realizar por parte del equipo redactor del mismo. Entre ellas, la motivación de todos aquellos edificios que, en virtud del documento, pasan a estar desprotegidos.

Compartir el artículo

stats