El gato Ashera es uno de los felinos más espectaculares del planeta, no sólo porque es el gato más caro del mundo sino porque también es la raza más nueva y exclusiva, tanto que sólo se puede reproducir en el laboratorio que lo creó por primera vez.

El felino salió de un tubo de ensayo donde se entremezcló la genética de varios animales: el serval africano, el leopardo asiático y el gato común. Fue a principios del siglo XXI y el resultado fue un ejemplar espectacular: un gato que llega a medir metro y medio de altura, a pesar hasta 15 kilos y que es hipoalergénico pese a tener pelo.

Cómo es el gato Ashera

El gato Ashera es un felino estéril. No se puede reproducir y sólo es posible comprarlo en el laboratorio que lo ideó, en Estados Unidos. El animal se vende con un certificado de autenticidad, seguro y el chip ya implantado. El laboratorio también se encarga de todas las vacunas necesarias durante su primer año de vida.

Se trata de un animal grande, esbelto y que, en ocasiones, puede tener un aspecto fiero. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El gato Ashera es un felino dócil y simpático al que le encanta estar con personas pero que sí exige tener un hábitat con espacio suficiente para desenvolverse o, al menos, poder salir varias veces de casa. En este sentido, es más parecido a un perro que a un gato, pero esto se debe a su gran tamaño. Necesita espacio para moverse y no sentirse agobiado.

El gato Ashera tiene pelaje corto, una cola gruesa, orejas grandes y puntiagudas y es corpulento, aunque también esbelto. Es un felino hipoalergénico que se desenvuelve bien en climas templados. Tiene un carácter tranquilo y, como buen felino, es solitario e independiente. No obstante, adora establecer fuertes vínculos con su entorno y con las personas con las que comparte su vida, a las que pedirá caricias y mimos.

Su esperanza de vida no es demasiado alta, puesto que vive entre 8 y 10 años. No necesita cuidados especiales más allá de un cepillado para mantener su pelaje en buen estado, algo de juego y rascadores para mantener sus uñas.

El gato Ashera es el más caro del mundo.

Precio del gato Ashera

Su precio es una de sus características más destacadas porque es extraordinario: un gato Ashera vale casi tanto como comprarse una casa. Aunque se han llegado a pagar casi 100.000 euros por un ejemplar, lo habitual es que su coste oscile entre los 17.000 y los 96.000 dólares).

Pese a lo carísimo que es, hay una lista de espera enorme para conseguir un gato Ashera debido a que cada año sólo nacen 100 ejemplares.

Esa exclusividad y el precio tan elevado ha convertido este felino en objeto innumerable de críticas en las redes sociales.