06 de marzo de 2016
06.03.2016

Los pulmones de la vivienda o el recuperador de calor

Las aguas grises, que son las de la ducha y el lavabo, se reutilizan para rellenar las cisternas de los inodoros

05.03.2016 | 22:27

El arquitecto Juan Diez abre la puerta de la sala de máquina y, ¡sorpresa!, no se escucha ni el más leve zumbido. El recuperador de calor funciona como los pulmones de la casa. Recoge aire exterior, lo filtra y, al mismo tiempo, lo mezcla con aire interior. El aire renovado se vuelve a filtrar antes de repartirlo por las habitaciones de la casa. Se logran dos objetivos: el ambiente interior es saludable, libre de polvo y contaminación, y, al mezclar el aire, se equilibra la temperatura del exterior y el interior y no se pierde ni una pizca de calor o frío (depende de la estación del año). «Este sistema permite ahorrar en calefacción y refrigeración. Maximizamos la eficiencia energética», destaca Diez.

La vivienda también aprovecha las aguas grises de la ducha y los lavabos. Se reutilizan para llenar las cisternas de los retretes. Y el calor de esas aguas también caldea el sistema de suministro.

La casa tiene pulmones y es inteligente. Su sistema domótico permite controlar en todo momento los consumos de energía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine