Patrimonio revisa los carteles del monasterio de la Trinidad porque «no son correctos»

Cultura asegura que la cartelería de la Nau y San Pío no supone agresión patrimonial porque está homologada

30.11.2013 | 01:52
Carteles en la fachada del monasterio de la Trinidad.
Carteles en la fachada del monasterio de la Trinidad.

La Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Cultura revisará la cartelería del Monasterio de la Trinidad que anuncia el recién inaugurado programa de visitas guiadas al monumento al entender que su estética «no es la correcta». Las fuentes de Patrimonio consultadas por este diario aseguraron que los técnicos se han puesto en contacto con la congregación religiosa de monjas clarisas de clausura que vive en el monasterio para advertirles sobre «cual es el formato y el tipo de anclajes más adecuados para los carteles». La conselleria remitirá un informe a las monjas con recomendaciones sobre la correcta gestión del edificio y también sobre el acondicionamiento de un espacio expositivo para mostrar el valioso patrimonio histórico que atesoran las monjas.
Las fuentes de la conselleria valoran el gesto de la congregación religiosa, formada por cuatro hermanas, de abrir el monumento al público, en cumplimiento de la ley de Patrimonio.
Tal como informó este diario, las hermanas han colocado grandes carteles anunciando el teléfono y la web para concertar las visitas guiadas en la fachada recayente a las torres de Serranos. Argumentan que otros monumentos protegidos como el Museo San Pio V y el edificio de la Nau de la Universitat también exhiben carteles en sus fachadas. La ley de Patrimonio cultural prohíbe la colocacion de carteles, soportes e incluso arbolado que distorsione la imagen del monumento. Las fuentes de Patrimonio consultadas apuntaron al respecto que la cartelería de la Generalitat y de la Universitat está «homologada» y se ajusta a unas condiciones fijadas por la administración, entre las cuales estaría el carácter temporal y un tipo de material concreto.
El Monasterio de la Trinidad se sitúa en el margen izquierdo del Jardín del Turia, cerca del Museo de San Pío V. Empezó a construirse en 1445 a instancias de la reina Doña María de Castilla, esposa de Alfonso V el Magnánimo, sobre un convento anterior y está ocupado desde su fundación por monjas clarisas. Se trata de un conjunto que ocupa casi una manzana completa.