21 de abril de 2015
21.04.2015

El pliego advierte de las necesidades de conservación del edificio

El arrendatario del espacio cultural y gastronómico no podrá cambiar ni el nombre ni las fachadas

21.04.2015 | 00:47

A lo largo de todo el pliego de condiciones se hace hincapié en la singularidad del edificio Veles e Vents y la necesidad de especial protección, conservación y mantenimiento del mismo. El Consorcio Valenci a 2007 sostiene que vigilará esta obligación de mantenimiento durante toda la vigencia del contrato. El arrendatario no podrá cambiar el nombre del edificio ni alterar sus fachadas. Las obras necesarias para adecuar el proyecto serán supervisadas por el organismo. La fecha tope de presentación de ofertas es el 12 de junio, mientras que la fecha de apertura de las ofertas se publicará en el tablón de anuncios del Consorcio Valencia 2007.

Los criterios económicos se valorarán con un máximo de 60 puntos (40 para el precio mensual y el resto para la inversión en obras, instalaciones, decoración y mobiliario), y los técnicos en hasta 40 puntos, para valorar el proyecto de explotación y el de obras e instalaciones.

El plazo de duración del contrato de arrendamiento y explotación del edificio, ubicado en la Marina Real Juan Carlos I, será de siete años, con posibilidad de prórroga de tres años y medio, y la tramitación de la licitación será ordinaria y por procedimiento abierto. Los requisitos del solicitante del contrato son la solvencia económica, financiera y técnica que se indica en el pliego de las bases.

La Marina quiere convertirse, según indica en un comunicado difundido por el Consorcio Valencia 2007, en un espacio abierto a todos, en «un barrio más» de la ciudad que sea un foco de actividad permanente.

Este concurso de suma a otros proyectos, ya en marcha, como el club de playa, que abrirá este verano, y el centro de emprendimiento y formación Lanzadera EDEM. En la Marina existen otros próximos proyectos como el derribo de la antigua base del Luna Rossa, la primera fase de rehabilitación del Tinglado y la construcción de una nueva lonja de pescadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook