31 de enero de 2016
31.01.2016

Exigen la reapertura del colegio mayor Luis Vives

La asociación cultural Constantí Llombart propone que el edificio se convierta en residencia para estudiantes con pocos recursos económicos

31.01.2016 | 04:15

Ideado en 1935 por el rector Peset Aleixandre y proyectado por el arquitecto Javier Goerlich, el colegio mayor Luis Vives languidece junto a la avenida Blasco Ibáñez desde su cierre en verano de 2012. Pese a que en 2013 la Universitat de València (UV), propietaria del inmueble, se planteó la posibilidad de reabrirlo con gestión privada, el proyecto nunca se concretó. Ahora, la Associació Cultural i Republicana Constantí Llombart ha pedido al alcalde de Valencia, Joan Ribó, que fuerce la reapertura del inmueble como residencia para estudiantes con pocos recursos económicos.

La Constantí Llombart exige, además, que el edificio, que está protegido al considerarse Bien de Relevancia Local, no sufra ninguna modificación. Según el presidente de la Fundación Goerlich, Andrés Goerlich, el edificio «no tiene ni una sola grieta estructural». «Si se demuelen los forjados interiores», como propuso en 2013 la UV para reorganizar el espacio interior, «el colegio se va al suelo».

«La UV, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia tienen una oportunidad histórica de volver a recuperar una de las joyas del racionalismo, asignándole un uso educativo, cultural y social, siendo urgente que se activen los mecanismos administrativos y legales en aras a devolver a la sociedad el magnífico edificio que encargó el doctor Peset a Goerlich», explica la entidad, en un escrito que firma Antonio Marín Segovia y que ya ha sido remitido al consistorio.

El Colegio Mayor Luis Vives se encuentra en la avenida Blasco Ibáñez, en una manzana que también da a la calle Gascó Oliag y a la avenida Menéndez Pelayo. Goerlich fue uno de los profesionales que más influyeron en el urbanismo de la ciudad. No en vano llegó a ser arquitecto municipal. Durante su trabajo para el consistorio, proyectó obras como el Club Náutico, los edificios Campos-Calvet en la avenida María Cristina, el hotel Londres o el edificio Martí Cortina, en la avenida Barón de Cárcer, entre otros. El Luis Vives es uno de sus proyectos más celebrados, aunque no se terminó de construir hasta la década de los 50.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook