21 de junio de 2016
21.06.2016

Adjudican el proyecto para desmontar las pasarelas de la avenida del Cid

Las obras, presupuestadas en 350.000 euros, se licitarán este año tras descartarse por su aparatosidad la renovación de los puentes

21.06.2016 | 07:43
Adjudican el proyecto para desmontar las pasarelas de la avenida del Cid

La eliminación de las cinco pasarelas peatonales de la avenida del Cid avanza. La Concejalía de Desarrollo Urbano y Obras de Infraestructura, que dirige el socialista Vicent Sarrià, ha adjudicado por 19.900 euros el proyecto de desmontaje de las pasarelas para peatones de la avenida del Cid a la empresa CPS Ingenieros, Obra Civil y Medio Ambiente S.L. e encarga el proyecto de desmantelamiento de estos puentes, construidos hace más de seis décadas para que los peatones sorteasen el intenso tráfico de esta avenida y acceso principal a la ciudad desde la A-3. La redacción del proyecto tiene un plazo de ejecución de dos meses. La idea es que las obras, presupuestadas en 350.000 euros, se liciten antes de acabar el año y puedan ejecutarse a lo largo de 2016.

El proyecto de desmontaje de las pasarelas y mejora de la accesibilidad de esta autopista urbana incluye la sustitución de los cinco puentes por sendos pasos de cebra con semáforos que permitan la conexión entre los barrios de l'Olivereta.

El encargo del proyecto se ha realizado sin publicidad por tratarse de un contrato menor. La resolución de adjudicación del proyecto aprobada por la junta de gobierno expone que las pasarelas aéreas que cruzan la avenida del Cid suponen «una fuerte barrera física», sobre todo. para las personas con minusvalía física, dado que las rampas aparte de escaleras de acceso al vano superior poseen unas pendientes que no cumplen los niveles mínimos de accesibilidad. «En la época en la que se construyeron, hace más de 40 años, no existía ninguna normativa que regulase la pendiente de las citadas rampas, que a día de hoy resultan totalmente anacrónicas y no tienen utilidad como elemento de supresión de las barreras arquitectónicas, sino más bien son una barrera en sí mismas».

La Delegación de Infraestructuras ha evaluado el estado en que se encuentran las pasarelas „que es «en general bueno», salvo algunas deficiencias por el aso del tiempo en los anclajes de las barandillas y accesos„ sopesando la posibilidad de conservarlas y adaptarlas. Sin embargo, la opción se descartó porque además de disparar los costes, supondría la ocupación de más vía pública al tener que construirse rampas con una inclinación del 8% para ajustarse a la normativa de supresión de barreras arquitectónicas.

El presupuesto de la obra incluye, además de la retirada de pasarelas, las actuaciones de urbanización necesarias en los cruces para garantizar la seguridad de los viandantes con nuevos pasos peatonales. La intervención se llevará a cabo en colaboración con la Delegación de Movilidad, que dirige Giuseppe Grezzi, que se encargará de la reordenación semafórica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook