13 de julio de 2018
13.07.2018
Planes en familia

Las noches del Oceanogràfic iluminan València

Natación sincronizada, música, espectáculo visual y delfines como colofón de un plan en el que la bioluminiscencia y la biodiversidad son los protagonistas

13.07.2018 | 12:34
Música, danza y delfines

Escuchar el gruñido de los flamencos entre el croar de las ranas. Pasear a medianoche mientras los patos y las aves de distintas especies reposan. Visitar los acuarios a la luz de la luna. Música, danza, delfines... perderse en el Oceanogràfic. Espectáculos en superlativo. València. Diversión y entretenimiento al alba. Las noches del Oceanogràfic. Un plan, desde hoy y hasta el 1 de septiembre, diferente e inolvidable. Una oferta que, con la bioluminiscencia y la biodiversidad como propuesta en todas las instalaciones, celebra su decimoquinto aniversario.

El cantante Roi Méndez, conocido defensor de las tortugas, abrirá esta noche el apartado de actuaciones, mientras en el espectáculo de Las noches del Oceanogràfic que cuenta con la activa participación de los delfines y sus entrenadores y bailarines de danza urbana, una de las novedades es la incorporación de Javier García-Andrade Serrano al equipo de nadadores de natación sincronizada. Otros planes son la exhibición de seis tanques joya, con especies que es complicado ver en alta mar como puede ser el cangrejo cacerola, los peces cofre, anguilas jardineras o el camarón mantis. Una selección de desconocidos y secretos animales a los que acompañan figuras corpóreas que representan gigantes del mar como el calamar gigante o la tridacna gigas. La luz infinita de las constelaciones, el azul profundo con su iluminación densa y misteriosa, luces voladoras de luciérnagas y una senda luminosa que conecta todos los espacios... Una experiencia única.

Equipo de natación artística durante uno de los entrenamientos

En el delfinario, y ahí una de las novedades, bailarines, nadadoras y delfines realizarán destellos inmersos en un espectáculo colorista ambientado en la biodiversidad animal de los ambientes marinos. Un elenco artístico, con natación como ballet acuático que danza a ritmo de banda sonora, hacia el lugar donde nace la vida: la luz.

Las noches del Oceanogràfic son diferentes; son veladas divertidas y didácticas que pretenden demostrar que con un correcto comportamiento se puede contribuir a mejorar el equilibrio y la salud de los océanos y del planeta. Así, por ejemplo, la historia que se narra en el delfinario es un relato de esperanza para la vida en los océanos, enseñando que aún hay tiempo de crear espacios de convivencia y que un futuro mejor es posible.

Las Noches, que permiten estar en el espacio de diez de la mañana a doce de la noche, se centran en un mensaje en defensa de la biodiversidad, con un guiño a la luminiscencia que algunos insectos producen y que servirá, además, para iluminar los recorridos nocturnos en superficie del acuario. «Tratamos la evolución de la biodiversidad en el planeta y cada cosa que hagamos tendrá una causa-efecto. Más que respuestas queremos lanzar preguntas. Queremos mandar mensajes claros para dar conciencia de que esa biodiversidad ya no está», explica David Díaz, director de Las Noches. Y avanza: «vamos a hacer un espectáculo basado en el clásico jazz y en el contemporáneo, con una coreografía muy potente, con mucho ritmo y dinamismo que va a sorprender a la gente. Nadie saldrá indiferente». En el espectáculo de natación artística participará el único hombre de la Comunitat Valenciana que compite en sincronizada: Javier García-Andrade.

La entrada a Las noches del Oceanogràfic se hará a partir de las 20.00 horas desde 19,90 euros para las entradas de precio reducido. El pase nocturno incluye también el acceso al delfinario, cuyo horario de exhibición es a partir de las 22.30 horas. Quienes quieran disfrutar de la experiencia completa, día y noche, también pueden hacerlo con un suplemento de cuatro euros a la entrada diurna.

Los monitores acarician a los delfines durante la velada


10 zonas: mares y océanos del planeta

 El espacio se compone de 10 zonas que acogen representaciones de los mares y océanos del planeta. El Mediterráneo cuenta con 7.400 ejemplares de peces e invertebrados. Los Humedales dispone de una pecera de 26 metros de altura. La zona Templados y Tropicales permite recorrer el Pacífico, Atlántico, Índico y Caribe a través de un túnel submarino de 70 metros; el área de Océanos incluye el mayor acuario, de siete millones de metros cúbicos.
 
En Antártica se pueden contemplar pingüinos; en el Ártico, morsas, focas y belugas; y en el ámbito de las islas están los leones marinos de la Patagonia. También hay un auditorio (destinado al mar Rojo), un restaurante submarino, el delfinario y un ágora. En las visitas se puede cenar y tomar una copa relajada contemplando la quieta paz del mundo vivo que rodea las terrazas, con el pase nocturno vigente hasta el 1 de septiembre. 


15 años: actividades

Hasta el 1 de septiembre, todas las instalaciones permanecen abiertas hasta las doce, excepto Humedales que cierra a las 21 horas. Además, se ofrece, en los días centrales del mes, una programación añadida como una exhibición extra a las seis de la tarde en el delfinario y hay charlas en el Ártico y Antártico durante todo el día hasta las nueve y media de la noche, sobre las focas hasta las 20:15 y en el área de Tropicales, charlas hasta las 21:30, de las Medusas, hasta las 21:15 y en Océanos sobre tiburones, hasta las 21:30.
 
La proyección con las estrellas o la aurora boreal sobre la cúpula del Ártico, donde residen las belugas y morsas, se extiende hasta las doce menos cuarto de la noche, poco antes de que cierre el Oceanogràfic. 


Dormir con tiburones

Una de las actividades que más expectación despierta es la de «Dormir con tiburones». Una experiencia inolvidable para el que la practica y que, sin ningún tipo de peligro, invita a sentirse como pez en el mar. La actividad permite ver cómo son, cómo se comportan, cómo se reproducen y qué hacen cuando llega la noche. Y es que los tiburones son algo más que las mandíbulas llenas de dientes que vemos en el cine. Después de pasar la noche con ellos, los niños aprenderán que no todos son iguales porque mientras unos caben en la palma de una mano, y otros son más grandes que un autobús.



Dónde dirigirse 

Carrer Eduardo Primo Yúfera, 1

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook