Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sindicatos de Castelló animan a pegar una «patada en el culo» al PP el 24M

CC OO y UGT aprovechan la manifestación del 1 de Mayo para reclamar un cambio «a la izquierda» en las instituciones

«El 24 de mayo vamos a pegar una patada al culo a la derecha de este país». Con este contundente mensaje concluyó ayer su intervención el secretario general de UGT de Castelló, Tino Calero, en la manifestación del 1 de mayo. Los principales sindicatos (CC OO y UGT) de la provincia pusieron la mira en las próximas elecciones e hicieron un llamamiento a votar para desalojar al Partido Popular.

Las organizaciones de trabajadores habían censurado en las últimas ediciones del 1 de Mayo las políticas de recortes, pero ayer dieron un paso más y clamaron con toda franqueza por un cambio de color político en el Gobierno, Generalitat y ayuntamientos.

Calero subrayó que el 24 de mayo «tenemos una oportunidad y no la podemos dejar pasar por los trabajadores más débiles, no nos lo perdonarían». «Necesitamos un cambio que ha de ser a la izquierda», subrayó Calero, quien cuestionó la supuesta recuperación que proyectan las administraciones del PP. «El Gobierno vende la moto de que salimos de la crisis, pero la realidad no es así, en Castelló hay más de 72.000 personas que no encuentra trabajo, de las que 44.000 no reciben ningún ingreso». A su juicio, el PP ha consolidado «la precariedad laboral, ha incrementado la desigualdad y ha aumentado la pobreza». «Es el caldo de cultivo perfecto para que se consolide la explotación laboral», sostuvo.

El secretario general de CC OO en Castelló, Manel Nieto apeló a los castellonenses a acudir en masa a las urnas para confirmar «la voluntad de cambio». «El 24 de mayo hemos de cambiar los gobiernos que han hecho políticas en contra de las personas», resaltó.

Los sindicatos consideran que urge pegar un giro de 360 grados a las medidas de austeridad. También hicieron autocrítica por una «excesiva relajación en los años de bonanza económica». La manifestación contó con apenas un millar de asistentes. Asistieron colectivos de dependientes, del sector de azulejo, de trabajadores del hogar o de Marchas de la Dignidad, entre otros. De los partidos políticos acudieron las fuerzas de izquierdas tradicionales como PSOE, Compromís y EU.

La formación emergente de Podemos optó por acudir por la tarde a una manifestación convocada de manera alternativa a la organizada por los sindicatos mayoritarios.

Compartir el artículo

stats