Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hora de la verdad

Álvaro González no se anda con medias tintas: «Llega un mes vital y no podemos fallar»

La hora de la verdad

La hora de la verdad

A dos puntos de la permanencia y con 13 jornadas por delante, el Villarreal ya no puede bañarse en aguas tibias. El submarino afronta un mes a priori propicio para salir de la zona de descenso, su particular hora de la verdad en el calendario del curso. Así lo subrayó ayer Álvaro González, sostén de la zaga en los últimos partidos, y goleador incluso en la victoria contra el Sevilla. La Cerámica alberga el sábado otro duelo tenso, con el Alavés de invitado visitante. «Sabemos que llega un mes vital, en el que nos jugamos muchos. Son partidos en los que no podemos fallar y estamos preparados y concienciados de ello», dijo.

Sin obsesiones pero sin eludir tampoco responsabilidades, Álvaro desgranó el momento que atraviesa el equipo. «Este mes debe hacer que salgamos de abajo, que estemos fuera del descenso, que sea un equipo alegre y que esté fuera de esa presión y la situación en la que estamos ahora», explicó el central cántabro. Para surfear la ola que viene el equilibrio emocional se antoja clave. «Debemos darle ese punto de presión y de importancia, pero que no te perjudique, que no te haga daño. Creo que el equipo en casa ha dado esa sensación en los últimos partidos, el equipo sabe el punto que debe dar y hacerlo», indicó.

Ausencias

Para salir de abajo el Villarreal necesita al máximo de sus efectivos disponibles. Ayer la jornada deparó en ese sentido cierta preocupación. El guardameta Sergio Asenjo y el mediocentro Javi Fuego no estuvieron presentes en el primer entrenamiento de la semana y sus ausencias suman a las del sancionado Santiago Cáseres y los lesionados de larga duración Bruno Soriano, Daniele Bonera y Manu Trigueros.

Conocida la baja de Cáseres, el problema radica en que su sustituto natural en el once, Javi Fuego, que no parece estar al cien por cien y los otros jugadores llamados a ocupar esa posición, Bruno y Trigueros, tampoco están disponibles. De los cinco medios centros que tiene en plantilla el técnico madrileño, solo está sano Vicente Iborra, y el equipo juega con un mínimo de dos pivotes habitualmente.

Así que las opciones pasan por reubicar a un jugador en esa posición, con Manu Morlanes, Santi Cazorla o Pablo Fornals, todos de un perfil más ofensivo, como alternativas.

En el caso de Sergio Asenjo, el ya jugó con molestias el partido del Wanda Metropolitano, por lo que se espera concretar su evolución, con la opción de que juegue Andrés Fernández, titular en competiciones europeas.

Como fuere, haya o no haya bajas, el objetivo groguet es subrayar las buenas sensaciones de las últimas semanas, desde el regreso al banquillo de Javi Calleja. «El equipo compite y está centrado y en una fase buena», resumió Álvaro en su comparecencia.

Compartir el artículo

stats