Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canet solo exigirá reservas de parcelas en la playa los fines de semana de gran afluencia

El ayuntamiento esperará a que aumente la cifra de bañistas para demandarles inscripción previa a través de la nueva aplicación web

Vista de un tramo de la playa de Canet d' En Berenguer ya parcelada.

Vista de un tramo de la playa de Canet d' En Berenguer ya parcelada. a.c.

La playa de Canet d' En Berenguer entrará el mes de julio con controles de aforo a la entrada, pero sin que el ayuntamiento exija reservas previas para ir a tomar el sol en las zonas que ha delimitado en la arena para garantizar la distancia social ante el coronavirus.

De momento, esa obligación de solicitar una parcela en una aplicación web solo se impondrá los fines de semana de «más afluencia» y conforme vaya creciendo el número de bañistas, pues por ahora están lejos de alcanzar la cifra máxima de 6.000 personas que se ha calculado de acuerdo con los parámetros marcados por la Conselleria para las 'Playas Seguras'.

El alcalde, Pere Antoni Chordà, confirmaba esta decisión a Levante-EMV y aseguraba que «siempre se avisará con antelación» sobre cuándo es necesario pedir la parcela a través de la nueva aplicación que permite hacer reservas desde un ordenador o un teléfono móvil para espacios de distintos tamaños donde caben entre una y seis personas. «Cuando veamos que, ya entre semana, la afluencia empieza a dispararse, será un indicativo claro de que en fin de semana la situación se puede desbordar. Entonces, alertaremos de que ese fin de semana habrá que hacer reserva, tanto por la megafonía de la playa como en las redes sociales municipales y en nuestra página web», decía el socialista.

Adaptarse al contexto social

Aunque el PP sugirió esta medida hace unas semanas, el alcalde negaba que su actual planteamiento suponga un cambio en su previsión inicial, cuando el gobierno local de PSPV, Compromís y EU decidió parcelar la playa como medida preventiva. «Siempre hemos dicho que nos iríamos adaptando al contexto social de la Covid-19 y así lo vamos hacer, teniendo en cuenta además que el aforo actual no se ha llegado a acercar al máximo ni los fines de semana», apuntaba.

Con todo, Chordà admitía que el gobierno municipal acordó ser más flexible en toda esta previsión después de que él mismo y otros ediles de su partido atendieran en una mañana de domingo a unos cien vecinos que les plantearon en persona sus dudas, aprovechando que el alcalde se ofreció previamente a ello. «Muchos nos plantearon su preocupación por las dificultades que la reserva podía suponer para la gente mayor que es, justamente, a la que a nosotros queremos proteger más por ser de alto riesgo a la Covid -19. Por ello, luego lo estuvimos valorando y decidimos que, hasta no llegar a tener problemas de aforo, era mejor esperar», afirma. En cualquier caso, para lo que nunca será necesario reservar será para ir a dar un paseo o darse solo un chapuzón.

Compartir el artículo

stats