Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Puebla de San Miguel limitará las zonas de recreo para evitar incendios

Transición Ecológica destina 5,2 millones para combatir el fuego, que solo se ha producido por rayos

Una imagen de archivo del municipio de la Puebla de San Miguel. lEVANTE-EMV

La Conselleria de Transición Ecológica ha publicado la revisión del Plan de Prevención de Incendios Forestales del Parque Natural de la Puebla de San Miguel, en el Rincón de Ademuz. Entre las novedades que se han implementado, destaca la limitación de algunas zonas de recreo dentro del parque para proteger las 6.479 hectáreas que forman este entorno. En concreto, tal como se desprende del documento, que tendrá validez hasta 2030, se cerrarán los paelleros y zonas de fuegos en todas las áreas recreativas del parque. La principal, la zona de Don Guillén, por donde discurren parte de las rutas y sendas que cruzan el parque natural ya que cuenta con zonas de barbacoa y merenderos.

En el mismo plan se marca el reto de elaborar un inventario de las áreas recreativas en el parque, ya que no está actualizado, y deben cumplir con la normativa actual, teniendo en cuenta el estado de los paelleros, el contorno de las edificaciones existentes, la vegetación que hay dentro del área, los hidrantes próximos, la zona de aparcamiento y su acceso, los contenedores y comprobar si existen señales informativas. Será un trabajo que realice la propia conselleria, a través de la dirección general competente en ordenación y gestión forestal codo con codo con prevención de incendios forestales.

En el documento, Transición Ecológica recoge una veintena de actuaciones para prevenir las causas del fuego y para mejorar las infraestructuras que componen el parque natural. A todo ello se destina un total de 5,2 millones de euros.

Cabe destacar que el plan de prevención de este espacio entró en vigor en 2010: desde entonces, hasta que se inició la revisión en 2020, no se produjo ningún incendio ni conato en toda la zona perimetrada. De hecho, el documento se refiere a los últimos sucesos que tuvieron lugar entre 1997 y 2006, un total de nueve fuegos que no tuvieron escasa trascendencia. A penas afectó a 0,18 hectáreas y fueron producidos por rayos en el marco de una tormenta entre los meses de julio y septiembre. «En el ámbito de la Puebla de San Miguel, la media del número de incendios por rayos es superior al de la provincia de València», se recoge en el plan.

Según se pone de manifiesto en la memoria económico-financiera, la selvicultura preventiva será la actividad de prevención que más inversión tendrá: 3,5 millones para actuaciones sobre cortafuegos, tanto de la Generalitat como del ayuntamiento o de particulares.

La adecuación y mantenimiento de las pistas forestales requerirá de 729.424 euros, mientras que los servicios de vigilancia y detección de incendios por parte de asociaciones y voluntarios se costearán con 596.484 euros. Se prevé una partida de 96.989 euros para ejecutar vías auxiliares de carreteras que funcionarán como cortafuegos (conocidas como fajas), además de limpiar la vegetación que pueda interferir en las líneas eléctricas y se instalarán carteles informativos para no arrojar colillas. Se fomentará con 90.379 euros el uso de alternativas al fuego para eliminar restos vegetales por parte de los agricultores de la zona.

Compartir el artículo

stats