Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Císcar

"Si alguien ha hecho un uso inadecuado de la caja fija debería devolver el dinero"

"El jefe de seguridad del Palau ha sido apartado de su cargo, lo que ya dice bastante", asegura sobre el interrogatorio a su asesor de prensa para cazar al topo

"Si alguien ha hecho un uso inadecuado de la caja fija debería devolver el dinero"

"Si alguien ha hecho un uso inadecuado de la caja fija debería devolver el dinero"

Promovió hace una semana en Alicante una convención del partido en la que las medidas sobre regeneración política fueron el plato estrella. Císcar está convencido de que el PP sólo recuperará el crédito pérdido si son inflexibles ante los casos de corrupción. Defiende la democracia interna, pero no ve prioritario las primarias.

Usted ha sido el primero de los tres presidentes provinciales que ha puesto en negro sobre blanco la línea roja de Fabra contra los imputados. ¿Por qué?

Por una razón muy sencilla. Porque creo que enlaza perfectamente con lo que los ciudadanos nos están exigiendo a los políticos: por encima de todo, nos piden ejemplaridad y tenemos la obligación de ofrecer aquello que nos exigen.

Pero este asunto genera controversia interna. De hecho, sus homólogos en Castelló y Valencia (Javier Moliner y Alfonso Rus) no comparten que la raya esté en la imputación.

Primero, me gustaría matizar que hablamos de imputación por supuestos casos de corrupción, no en otros casos. Aquí los ciudadanos lo que no toleran es la corrupción. Y es verdad que fijar la línea en la imputación puede acarrear injusticias. Somos conscientes de ello, pero también de que el proyecto que el PP representa para la sociedad está por encima de cualquier personalismo y persona, sea ésta quien sea y se llame como se llame. Si en un momento dado alguno de nosotros nos tenemos que sacrificar por el proyecto, lo tenemos que hacer.

¿Le preocupa la falta de acuerdo, las voces discrepantes en un asunto tan peliagudo?

Me gustaría que todos lo tuvieran tan claro como lo tenemos en la dirección provincial. Entendemos que la confianza en el ciudadano no la podemos perder y, para ello, tenemos que hacer lo que sea necesario. Por eso, en la convención de Alicante fijamos una serie de puntos en relación con la calidad y la regeneración de la democracia. Lo que vamos a hacer es desarrollar las conclusiones, hacer jornadas de formación con nuestros candidatos y alcaldes y daremos información para que los ciudadanos vean que las candidaturas del PP en Alicante van a asumir un compromiso serio de regeneración democrática.

Acordaron también que los candidatos firmen una declaración jurada comprometiéndose a renunciar al acta si resultan imputados. ¿No sería más fácil que se comprometieran a echar del partido a quien esté salpicado por asuntos turbios?

Una cosa no es incompatible con la otra. Al final sabemos que con la legislación española, una vez alguien figura en una candidatura y es elegido, el acta pertenece a la persona. Lo que queremos es al menos tener el compromiso escrito de que en el supuesto de una imputación por corrupción, la persona esté dispuesta a ceder el acta. Sabemos que no es vinculante para el que lo firma, pero al menos tendremos su palabra por escrito.

Con todo lo que está cayendo en su partido, los casos de corrupción en los juzgados y los escándalos, ¿considera complicado abanderar el discurso de la regeneración? ¿Qué van hacer para resultar creíbles?

Ante la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales, tenemos que demostrar que nuestras candidaturas están a la altura de lo que los ciudadanos esperan. Y hay que separar los asuntos. Primero, queremos que los casos que están en los tribunales se investiguen y si se demuestra que hay ilícitos penales que se aplique la ley. Somos los primeros interesados en que se aplique la ley con el máximo rigor para que no todos estemos en el mismo saco. Y lo segundo: ¿Qué podemos hacer nosotros? Tomar medidas para evitar que en el futuro haya casos de corrupción.

Entiendo que su partido habrá hecho una reflexión interna sobre cómo se ha llegado a tal saturación de casos judiciales ¿A qué conclusión han llegado?

Cualquier caso de corrupción genera alarma social. Pero en España el PP tiene representación en más de 8.000 municipios, en gobiernos autonómicos y diputaciones y la inmensa mayoría de cargos son personas honestas que están por vocación de servicio. No tenemos que pensar que es generalizada entre todos los dirigentes políticos y debemos, allá donde se da un caso, actuar con rigor y colaborar con la justicia, que es la única que puede aplicar el código penal. Casos de corrupción política no existen sólo en la Comunitat Valenciana. Existen en Andalucía, Cataluña, Madrid, en prácticamente todas las comunidades autónomas. Eso sí nos tiene que llevar a una reflexión de que se tienen que arbitrar medidas legales para intentar acabar con todos los casos de corrupción política.

¿Usted o alguien de su partido ha pedido a Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, que se marche para no dañar la imagen del partido?

Nosotros partimos de la base de que según la legislación española las actas de cargos electos no son del partido ni de los gobiernos, sino de las personas. Llegamos donde podemos llegar. Y ahí está el compromiso de Fabra y el mío de que nadie que esté imputado por corrupción vaya en las listas. Los ciudadanos de Alicante pueden estar tranquilos porque la lista para las próximas elecciones no van a defraudar a nadie.

Castedo dice que nadie la ha llamado para hablar de su futuro político.

Tratándose de una decisión personal, ella misma puede y debe valorar qué es lo más conveniente para la institución y para ella.

¿Sin necesidad de que nadie le diga nada?

Sí, sin necesidad de que nadie la llame.

Esta semana tomó posesión del escaño Felipe del Baño, imputado por prevaricación. También dijo que tiene el apoyo del PP.

Insisto en que si no se cambia la legislación, el acta es de la persona. Y ella es la que tiene que tomar la decisión. También quiero apuntar que la incompatibilidad en un escaño en las Corts está situado en no poder sentarse al mismo tiempo en el banquillo y en el escaño. Y eso no se está dando.

Un ciudadano de a pie podría pensar que lo más sencillo sería que quien tenga autoridad en el partido les pidiera a estas personas un paso atrás.

No descarte que con estas personas se haya hablado y se les haya hecho algún tipo de reflexión. Pero insisto, la decisión es personal. No se les puede obligar porque la ley no lo permite.

¿Comparte que prevaricar no es corrupción?

Si la prevaricación es administrativa y no va asociada a la imputación de otro delito como puede ser la malversación, el cohecho o el tráfico de influencias, no tiene que ser necesariamente corrupción.

Usted también ha pedido que los cargos no viajen en primera ni acepten regalos. ¿Con Fabra, existe un antes y un después en el PPCV?

Lo que hay es un PP que escucha a la ciudadanía y hay determinadas actitudes en un cargo público que el ciudadano no las consiente. Y nuestra obligación es adaptarnos plenamente a estas circunstancias. El paradigma es la ley de transparencia, una ley que va a garantizar que hasta el último euro público que se gaste en la Generalitat se publique. Una ley que va a garantizar la máxima transparencia en lo que haga y no haga un cargo público.

¿Qué opinión le merecen los gastos de exaltos cargos de la Generalitat a cuenta de la caja fija que están saliendo a la luz?

Es algo que no me gusta en absoluto. Dicho esto, me gustaría que no se demonizara la caja fija por algunos comportamientos totalmente indeseables. La caja fija es un instrumento para que la Administración funcione correctamente. Y diría que la intendencia de cualquier administración depende de su funcionamiento. No son gastos opacos. Tienen hasta cuatro fiscalizaciones: tres internas y una externa. Puede haber gastos indebidos, pero estoy convencido de que son la inmensa minoría de los casos. Pensemos, por ejemplo, en los gastos de correspondencia, suministro eléctrico, reparación o, por ejemplo, una fontanería urgente que se pagan por esta vía. Si tuviéramos que ir por un procedimiento de contratación, no llegaríamos a tiempo.

Los gastos aireados hablan de comidas copiosas, noches de hotel en días festivos, taxis a tutiplén, huevos Kinder, flores, artículos personales...

Cualquier comportamiento inadecuado de la caja fija no nos gusta en absoluto. Hay un componente en la caja fija, minoritario en relación a la cuantía del total, que entiendo que para los ciudadanos es importante, que es todo lo que tiene que ver con gastos de representación. Pero en eso Fabra fue muy claro y dictó unas instrucciones que todos hemos seguido: viajar en clase turista y que el menú por gastos de representación no exceda de los 20 euros. Este gobierno en este sentido está demostrando la máxima austeridad.

Entonces, ¿ya no caben las mariscadas en la caja fija?

Creo que cada alto cargo tiene que dar explicaciones cada vez que se le requiera sobre sus gastos y sus facturas. Y para que algún comportamiento que sea inadecuado no se tenga que extrapolar al resto.

¿Cree que el alto cargo tendría que devolver el dinero en los gastos inadecuados de la caja fija?

Creo que si se ha hecho algún uso inadecuado que no está contemplado en las normas que decretan lo que no es asumible en una caja fija, sí debería devolverlo.

¿Ve compatible defender que el Gobierno de Fabra es transparente y poner cortapisas a entregar la documentación de la caja fija a la oposición pese a la sentencia del TSJ?

Es que no es verdad que se estén poniendo cortapisas a la entrega de documentación. Precisamente a Compromís se le está dando información de la caja fija cuando la pide por unos períodos temporales que podemos asumir. El problema de la sentencia es que se piden las facturas y las justificaciones de todas las cajas fijas de todas las conselleries desde 2006. Tendríamos que paralizar el trabajo de muchos funcionarios para poder hacer todo eso y quiero decir que en esa tesis no sólo está el Consell. El fiscal en ese procedimiento ha reconocido que le parece desorbitada la petición. Si se pide de forma razonable, nosotros lo entregamos en el plazo reglamentario.

Y en la era digital, ¿no pueden entregarlo en un «pen drive»?

No se trata de ponerlo en un pen, sino de preparar toda la información porque hay que pensar que son facturas, tickets, y se tiene que entregar como pide y dice la sentencia. De verdad, si se pudiera hacer de una manera rápida ya se habría hecho. No tenemos nada que ocultar y no queremos ocultar nada. Prueba de ello es que estamos entregando información.

¿Temen que las facturas que están por salir recojan más gastos escandalosos?

Bueno, insisto, habrá que analizar cada uno de estos gastos y las personas interesadas dar las explicaciones. Yo desconozco lo que puede haber. Sólo digo que este gobierno se comporta con una austeridad máxima, aunque no puedo descartar que alguien en algún momento cometiera errores.

Para colmo ha desaparecido documentación, en concreto, papeles de la polémica caja fija de Medio Ambiente. ¿Qué está pasando? ¿Fallan los controles?

Nos tranquiliza que los papeles están digitalizados y no se ha perdido la documentación.

Su departamento se ha visto afectado por la polémica sobre el interrogatorio a su asesor de prensa para identificar al topo del Palau. ¿Qué opina de lo sucedido?

Ya sabemos que la investigación que inició este policía no tenía como base ninguna investigación oficial. Este policía ha sido apartado de su puesto, lo que ya dice bastante. Y sabemos que se ha remitido a la Fiscalía para ver si del procedimiento usado por el agente se pudiera derivar alguna responsabilidad penal. Nosotros vamos a colaborar con la Justicia en lo que se nos pida.

¿Por qué no se fían de usted en el Palau?

Entiendo que sí se fían de mí.

¿Se siente dolido porque esto le haya ocurrido a un colaborador suyo?

Mis colaboradores se comportan desde la máxima lealtad. En alguna ocasión he dicho y lo repito ahora que me parece ridículo pensar que alguno de ellos tuviera que ver con esas filtraciones.

¿Cree que el policía actuó por su cuenta, sin ninguna orden?

El conseller de Gobernación lo dijo en su rueda de prensa y si lo dijo, en principio, no tengo porque dudar de su palabra.

Rajoy no ha cambiado en el modelo de financiación ni mejorado la posición de la Comunitat Valenciana en el reparto de las inversiones. Sin embargo, da la impresión de que el tono reivindicativo del Consell ha perdido fuelle ¿Qué ha ocurrido?

En cuanto al modelo de financiación, hay que decir que se ha reclamado por activa y por pasiva. Y se ha ido más lejos, ya que, entendiendo las dificultades del Gobierno para abordar ahora ese cambio, hemos pedido mecanismos de compensación transitorios. De momento, se ha aprobado una bonificación de intereses que a la C. Valenciana le va a beneficiar en 500 millones. Reclamar, se reclama. Por otro lado, en los presupuestos del Estado de 2015, sin ser satisfactorios del todo, se han incrementado un 28% las inversiones respecto de 2014.

¿Qué pondría si tuviera la oportunidad de redactar el apartado sobre el agua del programa electoral del PPCV para 2015?

A la C. Valenciana le faltan 350 hectómetros cúbicos al año para abastecerse. Y hay comunidades que esos 350 hectómetros los tiran al mar. Pedimos un ejercicio de solidaridad. Lo más cercano, apto y posible es el trasvase del Ebro. Además, propondría una autoridad nacional del agua; tienen que funcionar los bancos del agua porque los regantes pueden ponerse de acuerdo entre sí y llegar a acuerdos privados con mucha más agilidad que las administraciones.

Quedan siete meses para mayo de 2015. ¿ Cuál es el desafío del PP y del Consell?

Nuestro desafío es saber explicar a los ciudadanos lo que se ha hecho y por qué. Y que ellos valoren qué alternativas van a tener. El PP es la moderación, el único que puede garantizar la estabilidad y el respeto a las instituciones. La alternativa es una amalgama de partidos a los que sólo les une que no gobierne le PP. Eso no es un programa de gobierno y la Comunitat Valenciana lo podría pagar muy caro.

Compartir el artículo

stats