Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Raposeiras

"Hay que dar la alarma porque la adicción al wasap afecta al rendimiento escolar"

«Los padres debemos dar ejemplo: no se puede regalar un móvil a un niño de siete años»

"Hay que dar la alarma porque la adicción al wasap afecta al rendimiento escolar"

"Hay que dar la alarma porque la adicción al wasap afecta al rendimiento escolar"

Uno de cada tres estudiantes de entre 15 y 19 años dedica más de seis horas al día al WhatsApp y el 63 por ciento estudia y wasapea a la vez. Éstas son algunas de las conclusiones del estudio sobre «La Comunicación del Alumnado a través del WhatsApp» elaborado por el catedrático de Orientación Educativa, José Raposeiras Correa, quien advierte que el abuso del móvil afecta tanto al rendimiento escolar como a la futura socialización de los chavales.

¿Hasta qué punto llega la adicción de los adolescentes al WhatsApp?

Hay un porcentaje importante de nuestra juventud escolarizada en la ESO que manifiesta nomofobia (miedo incontrolable a salir de casa sin el móvil), que se muestra ansiosa e inquieta ante la necesidad de estar siempre conectada o de dar respuesta a todos los wasaps. Me preocupa sobre todo que se publiquen fotos, vídeos de contenidos peligrosos, pornográficos, chateos con personas desconocidas o con personalidades virtuales. Estos últimos son porcentajes pequeños pero si no hacemos una prevención cuidadosa puede ir en aumento. Con mi estudio quise dar señales de alarma para que se actúe en consecuencia. Hay una adicción al WhatsApp, con exceso de chats y de tiempo dedicado a ello. Y si no se hace un uso responsable puede repercutir en el rendimiento escolar.

¿Cómo influye en los estudios que se produzca un abuso del móvil?

Hay gente que se concentra estudiando con música. Puede haber alumnos que están wasapeando y y estudiando y puedan atender a las dos cosas, pero si atiendes a dos cosas al mismo tiempo la concentración no es la misma. Yo recomiendo que los padres digan a sus hijos que cuando estudien no usen el WhatsApp. Tenemos que seguir investigando y estudiando este tema porque tiene difícil solución puesto que hay que predicar con el ejemplo. Y si esto lo hacemos los adultos, ¿qué le vamos a pedir a un joven de 15 años?

¿Es entonces responsabilidad de los padres?

Los padres no estamos dando ejemplo.

¿Está bien que se le compre móvil a niños de corta edad?

Ahora regalamos móviles a niños a partir de los siete años y no es razonable. Los menores de 14 años no debieran tener móvil y si lo tienen que lo desconecten por la noche y que los padres controlen el uso que hacen de internet.

Además de la repercusión que puede tener sobre sus estudios, ¿cómo puede afectar a un adolescente el abuso del móvil y el WhatsApp?

Las relaciones interpersonales quedan mermadas. A nivel emocional esto repercute. También los adultos andamos agobiados por responder a los WhatsApp. Necesitamos cambiar el comportamiento.

¿Cómo pueden evitar los padres que sus hijos abusen del móvil?

Es una pregunta de difícil respuesta. Los padres y los educadores tenemos que hablar mucho, usar internet en familia y advertirles de los peligros, dramatizar incluso para hacerles ver que no deben hablar con desconocidos.

¿Deben los padres espiar lo que sus hijos tienen en el móvil?

Hay que revisarlo todo cuando son menores. Yo creo que como padre tengo la obligación de saber con quién se conecta mi hijo, qué teléfonos móviles guarda y con quién anda. Cuando los niños sufren «ciberbullying» a través del móvil, los niños lo pasan muy mal a nivel de ansiedad, no se lo quieren contar a sus padres porque los tienen amenazados. Primero los atrapan y luego los enganchan y a los chicos les es muy difícil salir. Reaccionan mal, no duermen, tienen rendimiento bajo en el estudio y se encierran en su habitación. Si esto sucede los padres tienen que ver lo que pasa ahí.

¿Deberían ser más estrictos en los colegios a la hora de permitir el uso de móviles en las aulas?

Tenemos un Plan de Convivencia Escolar, protocolos de protección en caso de acoso y leyes como la de Participación y Convivencia. Luego cada centro educativo tiene unas normas de uso del móvil. A mí me consta que los colegios tienen prohibido utilizar el teléfono en el aula, en el centro e incluso alguno hace borrado de la señal en todo el recinto escolar.

¿Y son suficientes estas medidas?

Son suficientes. Siempre que se cumplan a rajatabla.

Compartir el artículo

stats