Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Imelsa denuncia en el juzgado a su ex gerente por sacar dinero sin justificar

Una investigación interna de la diputación detecta que Marcos Benavent retiró presuntamente fondos entre 2010 y 2013 sin aportar luego facturas - Le reclamaron el dinero por burofax pero está desaparecido

La dimisión forzada del ex gerente de Imelsa Marcos Benavent tras siete años al frente de la empresa pública no fue un punto final a una etapa de crisis y desencuentros con el presidente de la diputación, Alfonso Rus, en torno a la gestión en la empresa pública provincial. La salida precipitada de Benavent lejos de zanjar el conflicto engordó las dudas y sospechas que anidaban en la cúpula de la diputación sobre aspectos de su gestión y sobre gastos realizados. Ello llevó a Rus a ordenar al nuevo equipo de Imelsa, comandado por Rafael Soler, una investigación interna de las cuentas, según fuentes de la empresa pública. Como consecuencia de estas indagaciones, Imelsa, a través de Soler y por orden de Rus, ha denunciado a su ex gerente en el juzgado de guardia.

Las fuentes consultadas por este diario indicaron que se trata de facturas de gastos que presuntamente no estaban plenamente soportadas por servicios prestados, además de anticipos de caja que Benavent había estado solicitando y que luego no justificó, según la denuncia. Estos supuestos desfases en la caja de Imelsa se estuvieron produciendo entre 2010 y 2013, según se ha detectado en la investigación interna de la diputación, que se ha centrado especialmente en los últimos dos años. Algunos de los gastos fueron cargados por Benavent a la empresa incluso cuando ya había dejado de ser gerente. Es el caso de una factura de teléfono que roza los 14.000 euros. La dimisión de Marcos Benavent se produjo con el inicio del nuevo año, pese a que la pasada Navidad ya dio más que pistas de que su ciclo de siete años en Imelsa había acabado. El 13 de enero, Rafael Soler, alcalde de la Pobla Llarga y persona de la máxima confianza de Rus en la dirección provincial del PP, tomó el relevo al ser nombrado gerente por el consejo de administración de la empresa. La primera labor que le encomendaron a Soler fue repasar las cuentas. La segunda misión, tras la detección de los supuestos agujeros que imputan al ex gerente, fue solicitarle a Marcos Benavent la devolución de ese dinero sacado de la empresa y presuntamente no justificado „técnicamente se conoce como «documentos de caja sin soporte»„así como la cantidad cargada como factura telefónica.

Se remitió un requerimiento por burofax al domicilio del ex gerente, pero no fue atendido. Entre otras razones porque el ex responsable de la principal empresa pública de la diputación „el presupuesto asciende a 24 millones de euros„ está ilocalizable desde hace meses. Su número de teléfono móvil privado tiene las llamadas restringidas y en su entorno nadie sabe su paradero exacto. En la factura telefónica que llegó a la diputación se refieren llamadas realizadas desde Panamá y algún otro país como Cuba.

Tras la revisión interna de las cuentas, Rus decidió encargar una auditoría externa para escrutar a fondo toda la gestión del ex gerente. La adjudicación se hará en breve. A diferencia de la auditoría de precepto, realizada en junio sobre el cumplimiento de legalidad según los parámetros del plan contable en cada uno de los asientos, en ésta se revisarán al detalle las facturas y justificantes para comprobar si los servicios se han prestado, si se ajustan al precio de mercado o si los gastos se corresponden con la finalidad de la empresa. Entre los cometidos de Imelsa está la gestión de todo el dispositivo de brigadas forestales para la prevención de incendios, un área en la que trabajan más de 550 empleados.

Compartir el artículo

stats