Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

José Manuel Núñez Lagos: "Tenemos un modelo de gestión de envases que funciona y no tendría sentido sustituirlo por otro"

«El sistema de recogida que propone el Consell no es eficiente, es carísimo y tiene muchos inconvenientes», afirma

José Manuel Núñez Lagos: "Tenemos un modelo de gestión de envases que funciona y no tendría sentido sustituirlo por otro"

José Manuel Núñez Lagos: "Tenemos un modelo de gestión de envases que funciona y no tendría sentido sustituirlo por otro"

La Generalitat Valenciana mantiene firme su pulso contra la oposición manifestada por empresarios y supermercados y las dudas de los consumidores para implantar un Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR). Entre las «víctimas» del posible cambio destaca Ecovidrio, que gestiona la recogida selectiva de vidrio en el 80 % de los municipios valencianos gracias a los 22.258 contenedores verdes con forma de «iglú» distribuidos por todo el territorio.

El SDDR sigue adelante. ¿Hay margen de acuerdo?

El SDDR ni nos gusta ni nos parece adecuado. Es importante, a la vista de la conflictividad social que puede tener, que nos sentemos todas las partes con el ánimo de llegar a un consenso.

Medio Ambiente argumenta que ha habido la máxima participación. ¿Lo cree?

Nos ha ofrecido la posibilidad de plantear nuestro punto de vista, pero hay que ir más allá y hacer un trabajo conjunto que analice las implicaciones que lleva el SDDR mientras pensamos, juntos también, como llevar mas allá el sistema actual.

¿Cómo entiende que la conselleria les elogie por eficaces pero les obligue a aceptar el SDDR?

No deja de ser sorprendente. Las tasas de reciclado de vidrio son del 70 %. En la Comunidad Valenciana recogemos 16 kilos por habitante. Es una tasa muy buena y pone de manifiesto que nuestro modelo ha demostrado su eficacia.

¿Hay margen de mejora?

Sin duda. En los últimos cuatro años hemos crecido un 7 %: podemos aumentar la tasa de reciclado sin cambiar de modelo.

¿Y cómo?

Le hemos propuesto a la Generalitat invertir 27 millones de euros en los próximos cinco años en 5.000 contenedores más para que haya uno por cada 185 habitantes. Y queremos invertir 3,6 millones en la hostelería, porque aquí se genera un consumo muy importante de envases, entre otros proyectos.

Les dirán que invierten cuando temen perder el «negocio».

No es así. En 2015 hemos desarrollado más de 50 campañas de sensibilización par la ciudadanía, hemos aumentado un 4 % los puntos de reciclado, hasta alcanzar 22.200 contenedores verdes, uno por cada 224 habitantes, que está por encima de la media nacional.

¿ A usted no le suena bien lo de devolver el casco?

En ningún caso el SDDR representa volver a esa imagen nostálgica del pasado de retorno del casco. En lugar de depositar el envase en su contenedor nos proponen hacerlo en un establecimiento o en una máquina automática pero para que después el envase siga el mismo proceso que hasta ahora, que es tratarlo para poderlo reciclar. El sistema de recogida en contenedor para todos los envases es el mas eficaz y eficiente como demuestra tasas de recuperación del 70 %, por encima de lo que marca Europa, donde, por cierto, la mayor parte de los envases se gestionan a través del mismo modelo que hay ahora en España.

Aquí lo cuentan al revés...

En la mayor parte de los países que se implantó el SDDR, que no son muchos, se hizo hace 20 años cuando no había un sistema integrado de gestión a través del contenedor. Es muy distinto cambiar ahora el sistema cuando llevamos 20 años con otro, hemos creado unas infraestructuras y unos hábitos. Tenemos un modelo consolidado, que funciona y con potencial de crecimiento. No tiene sentido sustituirlo, sobre todo porque el SDDR, que no es eficiente, es carísimo y tiene muchísimos inconvenientes para el comercio; que se va a tener que encargar de recoger; para los empresarios, que tendrán que incrementar el precio de sus productos, y para el ciudadano.

Dicen ustedes que les preocupa la adaptación del ciudadano.

Sí. Van a ir a con unos envases a las máquinas automáticas, a los supermercados, pero ¿qué van a hacer con los envases que no admite el SDDR?, ¿van a seguir llevándolos al contenedor? Quizá piensen que no merece la pena porque carece de un incentivo que en realidad es una penalización. Eso puede afectar a la tasa de reciclado.

¿Cree que los envasadores van a financiar los dos sistemas?

Sin duda es uno de los impactos y consecuencias mas importantes de la imposición del SDDR. En nuestro caso afectaría al 50 % de los envases. No tendríamos financiación suficiente. Presumimos de dar un servicio publico, de recoger todos los residuos en toda la Comunidad Valenciana, por pequeño que sea el pueblo, y en el nuevo escenario quizá no podriamos llegar a todos los lados.

¿Puede obligarse a un envasador a pasarse al SDDR ?

Creemos que no es viable desde el punto de vista jurídico. Atenta a normas estatales que contemplan la voluntariedad de decidir sobre el modelo que creen más adecuado para cumplir sus responsabilidad como productor.

En Cataluña y Mallorca ha habido también intentos de implantar el SDDR. ¿Cual es la situación actual?

Baleares y Cataluña lo están haciendo bien y lo respetamos. Están analizando todos los modelos , pros y contras, y cómo se puede mejorar el actual. Estamos haciendo estudios conjuntos para no actuar precipitadamente y destrozar el trabajo realizado.

¿Entiende usted la urgencia de la Comunitat Valenciana?

Más allá de juicios, creo que sus dirigentes actúan porque creen que van a mejorar la gestión de residuos de envases como nosotros creemos que en base a la experiencia y a los resultados que hemos conseguido no es así. Nuestro modelo es el que mejor funciona.

Compartir el artículo

stats