Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Con Sánchez no estamos peor que con Rajoy, pero en la financiación no ha habido avances»

¿Con Pedro Sánchez estamos peor que con Rajoy?

Yo no diría eso, pero es verdad que en materia de financiaicón autonómica no ha habido ningún avance. Estamos como estábamos.

¿El presidente ha hecho todo lo que podía sobre ese asunto de la financiación autonómica o se podía haber hecho más?

El Gobierno valenciano y el president estamos siendo exigentes en la defensa de esa financiación autonómica que muchas veces la gente no sabe qué significa y estamos hablando de los colegios, la sanidad, la atención a las personas con dependencia, de apagar el fuego de los incendios, de crear empleo. El Gobierno valenciano está siendo exigente con el de España, sea quien sea quien está al frente. Lo que valía para Montoro vale para Montero. En eso estamos absolutamente de acuerdo.

¿Habrá rebelión valenciana si el presupuesto de 2020 no recoge lo que dice el Estatut, ese 10 % de inversiones en la Comunitat Valenciana?

Antes de plantearnos rebeliones vamos a ver los números, pero vamos a ser muy exigentes con que se cumpla el Estatut, que para eso están las leyes. Somos cinco millones de valencianos y queremos que estén reflejados en el Presupuesto del Estado. Porque al final España no se rompe por la periferia, sino por los Presupuestos del Estado, cuando se rompe la equidad y la igualdad entre territorios y entre personas.

¿Qué margen da el nuevo gobierno para un nuevo sistema de financiación?

Compromís, en la propuesta que trasladó al PSOE, como plazo para presentar el primer borrador, no para tenerlo acabado, habíamos dado seis meses. Les pareció un poco corto y dijimos ocho. Ese sería un plazo para nosotros razonable para empezar el proceso. Cuando el Gobierno presenta el primer borrador, el mecanismo se pone en marcha y lo que se empieza hay que acabarlo.

Con Rajoy no se acabó.

Ni se empezó. Esperamos que pasen las elecciones, que haya Gobierno y que nos pongamos a trabajar, que es lo que la gente está esperando.

¿Asume que los recortes al presupuesto eran inevitables, aunque lleguen los 450 millones de las entregas a cuenta?

Lo que asumo es que la realidad hay que gestionarla mientras no tengamos un sistema de financiación justo y una regularización de la deuda. Gestionar la realidad, pero desde el acuerdo.

Pedían contratar más empleados públicos dentro de ese paquete para aprobar los ajustes. ¿Se podrá hacer?

Se podrá hacer. Forma parte del acuerdo. No podemos hacer políticas públicas sin empleados públicos.

Y con un déficit y una deuda muy elevada, ¿no estamos poniendo en riesgo el futuro de las arcas públicas?

No, porque es una inversión. Las leyes están para cumplirlas, sí, pero también la de dependencia, la de la Renta de inclusión, también el derecho a la salud, y para garantizar todos esos derechos hace falta gente trabajando. Un ejemplo: si pierdo unas ayudas de Europa por no invertir 100.000 euros en contratar dos personas, estoy perdiendo 20 millones. Eso es antieconómico.

¿Le gustaría un Consell más de izquierdas?

Estamos siendo muy valientes. En políticas sociales, por ejemplo, hemos dado un salto de gigante. Vamos a seguir avanzando, sabiendo a quién hemos venido a defender, que es a la gente corriente. Paralelamente, estamos con los pies en el suelo. Nos planteamos hacer lo imposible para poder hacer lo posible.

Compartir el artículo

stats