Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Declive de Más País que obliga a Compromís a repensar alianzas

Errejón renuncia a las próximas citas electorales en Galicia, Cataluña y Euskadi para centrarse en Madrid

Íñigo Errejón, a la izquierda, junto a cargos de Compromís en una imagen previa a un acto electoral de la campaña de las generales.

Íñigo Errejón, a la izquierda, junto a cargos de Compromís en una imagen previa a un acto electoral de la campaña de las generales. f. bustamante

El paso atrás de Más País y de su alma mater, Íñigo Errejón, que ha decidido no participar en el próximo ciclo electoral, con las elecciones autonómicas en Galicia, País Vasco y Cataluña, no augura un futuro prometedor para la marca estatal con la que Compromís concurrió a las elecciones generales del pasado 10 de noviembre. El proyecto político que aspiraba a ser clave en la política española entra en declive para concentrarse solo en la Comunidad de Madrid.

Incluso su líder aseguraba ayer en El País que la propuesta electoral que lanzó resultó precipitada. Hace unos días, la fundadora de la plataforma Más Madrid, la exalcaldesa Manuela Carmena, llegaba más lejos al insinuar que se equivocó al lanzar esta propuesta que dividió en la capital el voto de izquierdas y sirvió en bandeja la llegada al poder a las tres derechas.

En clave valenciana, la «llavoreta» que según la mayoría de dirigentes de Compromís se había plantado tras la alianza con Errejón y que debería germinar en futuras citas electorales no será de floración rápida e incluso una desaparición de Más País obligaría a la coalición a recomponer sus alianzas para futuras citas. Las generales parecen lejanas porque se acaba de formar Gobierno en España, pero si no se aprueban los presupuestos del Estado la sombra de nuevos comicios podría asomar otra vez por el horizonte.

En la coalición se desvinculan de lo que ocurre en la vida interna de Más País porque se trata de otro partido, pero que la marca estatal de Errejón se vaya a quedar en el congelador por un tiempo, unido a la irrelevancia política del diputado mientras sus antiguos compañeros de Podemos ocupan el banco azul del Gobierno no es la mejor señal para el socio de Compromís. Más País no ha llegado a consolidarse como partido, no tiene estatutos ni organización, y la sensación es que era más bien un partido unipersonal.

Compromís prefirió en las generales a Errejón tras un debate interno en el que fueron mayoría los que defendieron esta opción antes que la de Podemos. Solo la vicepresidenta, Mónica Oltra, insistió hasta el final en que era preferible coaligarse con Pablo Iglesias. Pero se quedó sola.

Las direcciones de los tres partidos, Bloc, Iniciativa y Verds, prefirieron a Errejón para tratar de evitar el papel secundario que les concedía ser de nuevo confluencia de Podemos, pese a que fue con este partido cuando la coalición logró sus mejores resultados al obtener cuatro diputados en diciembre de 2015, cifra excepcional a la que ni de lejos se han vuelto a acercar los valencianistas.

Lo que podría haber pasado en una coalición de Compromís con Unidas Podemos es ficción, pero la formación del vicepresidente Iglesias cuenta hoy con varios ministerios y ha nombrado cargos en el segundo y tercer escalón, por lo que Compromís podría haber tenido presencia en el Gobierno.

Pese a todo, la vida interna de Podemos tampoco parece atravesar su mejor momento. Con gestoras en varias autonomías, como la valenciana, donde ayer sonaban de nuevo tambores de guerra; la facción anticapitalista fuera y un cisma en Andalucía con el adiós de su lideresa, Teresa Rodríguez.

Compartir el artículo

stats