30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El científico Bernat Soria desarrolla una técnica para tratar a pacientes graves

El exministro valenciano lidera un equipo para frenar infecciones pulmonares con el uso de células - Cree que la vacuna aún tardará y lanza su propuesta para aplicarla en unas semanas

El científico Bernat Soria desarrolla una técnica para tratar a pacientes graves

El científico Bernat Soria desarrolla una técnica para tratar a pacientes graves

No es propiamente un medicamento. Ni una vacuna. Pero el estudio que lidera el exministro valenciano de Sanidad, Bernat Soria, ha abierto una vía que podría servir para tratar a los pacientes más graves de covid-19, aquellos que ya están en la UCI afectados por una infección pulmonar.

Investigadores de todo el mundo tratan en estos momentos de buscar un remedio a la gran pandemia de este comienzo de siglo. Científicos y universidades han dejado de lado trabajos menos urgentes y vuelcan sus esfuerzos en pensar y probar opciones con las que frenar la expansión de un virus que amenaza con una crisis sanitaria y económica de proporciones desconocidas.

Uno de ellos es Bernat Soria, el exministro valenciano de Sanidad en tiempos de Rodríguez Zapatero que es natural de Carlet. Lo que plantea su equipo no es una solución al coronavirus porque ésta requiere de una vacuna que el científico aún cree que tardará un tiempo en lograrse, pero sí una ayuda para los pacientes más graves en la etapa crítica que los lleva a ser intubados en la UCI.

Soria califica los casos más graves de coronavirus como una «enorme tormenta inflamatoria muy potente que bloquea la función de los pulmones». Pero las células que el equipo de Soria ha fabricado para otros procesos resultan ser también potentes antiinflamatorios que incluso tienen una cierta capacidad para regenerar los tejidos.

Se trata de una técnica que también se ha trabajado en China, pero que ofrece aún datos muy preliminares porque se ha hecho con muy pocos pacientes. Para que ese dato sea relevante en el ámbito clínico tiene que realizarse con un número más importante de enfermos. "Y si algo nos sobra ahora son enfermos, los tenemos cientos y también muchos de ellos graves en las UCI de numerosos hospitales», ha explicado el científico en una entrevista a TVE. «Lo que se ha planteado es un estudio piloto, primero con diez pacientes con el objetivo de hacer análisis rápidos, de forma que el siguiente ya se aplique en otros 90 en las próximas semanas y en función de los resultados que las autoridades sanitarias decidan si se aplica como uso compasivo o como prescripción sanitaria», explica. el investigador valenciano.

«La situación es crítica»

El exministro admite que la situación en los hospitales es «crítica» y se toman decisiones «con mucha urgencia». Pero el proceso para realizar esta práctica no es sencillo. Es necesario que junto al especialista de la UCI se encuentre también un especialista en el manejo de medicamentos celulares. El valenciano, que como ministro desarrolló e impulsó los estudios con células madre en España, es uno de los dos investigadores principales, junto a Damián García Olmos, de la Fundación Jiménez Díaz. El valenciano explica que están dispuestos a asumir el riesgo porque «si sale bien será bueno para los pacientes y si sale mal cargáremos con las críticas».

Explica Soria que el proyecto internacional se desarrolla con cierta lentitud, pero se ha activado de forma rápida en España. Con todo, EE UU ha inyectado ya a un paciente esta solución, pero con células distintas. «Pero se trata de un país donde las farmacéuticas tienen un gran poder y buscan los resultados para obtener beneficios, mientras que en España los trabajos los realizan universidades y hospitales públicos y se piensa en el beneficio social».

Compartir el artículo

stats