30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayuno musulmán contra el virus

Fieles de la comunidad de Alzira elevan sus plegarias a Alá para frenar la pandemia al preparar el Ramadán

Una familia musulmana de Alzira, durante uno de los rezos del día.

Una familia musulmana de Alzira, durante uno de los rezos del día. levante-emv

«Quedarse en estos momentos en casa es una verdadera 'yihad' para ayudar a la humanidad a que no se extienda la epidemia del coronavirus». La reflexión es del imán del Centro Cultural Islámico de Alzira, Rashid Garbhi, que ayer anunció, coincidiendo con el Chabbán -mes del calendario lunar musulmán que precede al Ramadán-, el inicio de un período de ayuno voluntario de quince días «para pedir que Alá frene la epidemia».

Garbhi explicó que los musulmanes entienden perfectamente la situación de confinamiento decretada en España ante la declaración de la emergencia sanitaria y recordó que, «hace ya catorce siglos», el profeta Mahoma proclamó que, en caso de plaga, «nadie debía salir de su pueblo ni entrar en otro». Paralelamente, explicó que los rezos que cada noche realizan en familia -«la mezquita está cerrada desde el primera día o incluso antes», apuntó- persiguen el mismo objetivo, recabar la ayuda divina contra la pandemia que está dejando miles de muertos en diferentes países. El imán realizó un ofrecimiento para ayudar en aquello que la sociedad alcireña necesite y, en este sentido, dijo que se han entablado contactos con algunas asociaciones. «Estamos disponibles y estudiando de qué forma podemos ayudar, ofrecemos nuestra colaboración física y moral», apuntó.

Preparación para el Ramadán

El octavo mes del calendario musulmán suele ser un período de preparación para el Ramadán, en el que hay fieles que ya realizan este ayuno durante algunos días -desde el alba hasta el ocaso-, si bien el imán destacó que, de forma voluntaria, numerosos musulmanes iniciaron el miércoles en Alzira este práctica «para que Dios frene esta plaga». «Los musulmanes tienen que estar en sus casas, ni salir ni reunirse, nuestro profeta lo anunció hace catorce siglos y la gente lo cumple», comentó, mientras señalaba que, además del decreto de alarma dictado por el Gobierno, así lo recogen los textos del profeta. Por otra parte, destacó que las medidas de higiene también son muy importantes en la práctica diaria de su comunidad que, antes de cada rezo -cinco veces al día por tanto, relató- se tienen que lavar las manos, la cara y los pies.

Estas jornadas de ayuno con motivo del Chaabán incluyen por la mañana la lectura del Corán y por la noche, tras una oración que se repite once veces, cada uno en su domicilio con su mujer y todos de forma simultánea, se celebra un rito de adoración del libro sagrado del Islam. «En nuestra religión pensamos que los médicos y enfermeros, también las fuerzas de seguridad, están haciendo el verdadero 'yihad' contra el coronavirus, que es salvar vidas, y las personas que fallecen son mártires que van al paraíso como dijo el profeta», expuso Garbhi.

La comunidad musulmana no es la única que apela a la intervención divina para frenar la expansión de la pandemia que ha obligado a imponer el estado de alarma en España. Como ya adelantó Levante-EMV, en el caso de la Ribera, fieles de Carcaixent o Algemesí han colgado tapices con la imagen de la Virgen -en este último municipio también de la Señora Pepa, la beata a la que los vecinos también profesan una gran devoción-, para pedir su intercesión en favor de las personas afectadas por el coronavirus.

Compartir el artículo

stats